Cuidado con las amebas cuando nade en agua dulce

Las amebas viven en agua dulce y templada como lagos y piscinas que no cuentan con los químicos adecuados.

A medida que durante este receso de primavera el clima comienza a calentar, el Departamento de Salud del Condado Orange desea recordarle a las familias sobre la seguridad en el agua y los peligros de la ameba Naegleria fowleri, que se encuentra en agua dulce.

Las familias también deben recordar que las bacterias y otros organismos nocivos pueden vivir en agua dulce templada como en los lagos.

"Esta es la época del año cuando las familias comienzan a regresar al agua, y todos tenemos que recordar tener cuidado y estar seguros. Estos consejos pueden ayudar a mantener al niño seguro y tal vez incluso salvar una vida", dijo Dr. Kevin M. Sherin, Director del Departamento de Salud del Condado Orange.

La ameba puede vivir en cualquier cuerpo de agua dulce como lagos, lagunas o ríos. Esta amiba ocurre de manera natural en cualquier cuerpo de agua dulce como lagos, ríos, piscinas termales y piscinas o albercas que no han recibido el mantenimiento adecuado y tengan poco o ningún cloro. Las amebas pueden causar una infección conocida como Meningoencefalitis Amebica Primaria (PAM por sus siglas en inglés) al viajar por la nariz hasta el cerebro y la médula espinal. Esto generalmente ocurre durante actividades tales como natación, clavados, esquí acuático o “wakeboarding”.

Algunas medidas que podrían reducir su riesgo de infección incluyen:

-Evitar actividades relacionadas al agua en cuerpos de agua dulce, aguas termales y aguas termales contaminadas como el agua que se encuentra alrededor de centrales eléctricas.

-Evitar actividades relacionadas al agua en cuerpos de agua dulce durante periodos de temperatura alta y bajo nivel de agua.

-Mantener su cabeza fuera del agua, usar un sujetador para la nariz o sujete su nariz con los dedos cuando participe de actividades en el agua en cuerpos de agua dulce como los lagos, ríos o aguas termales.

-Evitar cavar o remover el sedimento al participar en actividades relacionadas al agua en áreas con aguas poco profundas y caliente. 

La manera más segura para prevenir la infección de una ameba es no nadar en aguas estancadas calientes, tales como lagos, estanques, piscinas con mantenimiento deficiente, zonas de retención de agua de tormenta o en lugares públicos donde hay rótulos que especifican "no nadar", de acuerdo al departamento.

Como siempre, las personas deben buscar atención médica inmediatamente si se enferman después de nadar.

Además, cuando esté alrededor de agua evite el contacto con la fauna silvestre y de no alimentar a los animales silvestres.

Asimismo se recomienda a las personas que no deben entrar en el agua si una tormenta se encuentra en el área o hacer clavados en aguas poco profundas.

Los padres también deben recordar siempre mantener sus ojos en los niños, y motivar a los niños a nadar con un compañero, recomienda el departamento.

Más noticias

0 Comentarios