Crece crispación entre Cuba y EEUU tras concluida "luna de miel" con Obama

La decisión de Estados Unidos de incluir a Cuba en la lista de 14 países cuyos viajeros son sometidos a controles adicionales de seguridad aumentó los roces entre ambos enemigos históricos, tras concluida una corta "luna de miel" con el gobierno de Barack Obama.

La decisión de Estados Unidos de incluir a Cuba en la lista de 14 países cuyos viajeros son sometidos a controles adicionales de seguridad aumentó los roces entre ambos enemigos históricos, tras concluida una corta "luna de miel" con el gobierno de Barack Obama.La cancillería cubana convocó el martes al jefe de la Sección de Intereses de Washington en La Habana, Jonathan Farrar, para entregar una nota de protesta, y lo mismo hizo el máximo representante de la misión de Cuba en Estados Unidos, Jorge Bolaños, en el Departamento de Estado."Rechazamos categóricamente esta nueva acción hostil del Gobierno de los Estados Unidos, que se deriva de la inclusión injustificada de Cuba en la llamada lista de Estados patrocinadores del terrorismo", subrayó la cancillería en un comunicado.La lista "es políticamente motivada y tiene como único propósito justificar la política de bloqueo que la comunidad internacional rechaza de manera unánime", añadió, al referirse al embargo que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde 1962."El gobierno cubano continuó suministrando refugio a varios terroristas, incluidos miembros de ETA (grupo separatista armado vasco en España), el ELN y las FARC (ambas guerrillas de izquierda colombianas)" el año pasado, dijo un portavoz del Departamento de Estado.El diario oficial Granma calificó de "paranoia antiterrorista" las medidas, que incluyen una exhaustiva inspección de pasajeros que procedan o hagan escala en los países considerados por el Departamento de Estado patrocinadores de terrorismo: Cuba, Sudán, Irán y Siria, que están en la lista de 14 con controles adicionales, como Yemen, Nigeria, Pakistán, Irak, Afganistán y Siria.El malestar se sumó al roce que generó el caso de un estadounidense detenido en Cuba el 5 de diciembre, al cual Washington identifica como "contratista" de la empresa Development Alternatives (DAI) y a quien La Habana acusa de ser enviado del gobierno de Obama para dotar a la oposición cubana de sofisticados medios de comunicación."Era un señor contratado por una empresa que contrata para los servicios secretos norteamericanos y que hemos hecho una investigación (...) Es una nueva institución que hay en Estados Unidos que son agentes, torturadores, espías, que en la privatización de la guerra los contratan", dijo este miércoles Ricardo Alarcón, jefe del Parlamento.La retórica de confrontación entre ambos países, sin relaciones desde 1961 pero con oficinas de intereses, venía subiendo en los últimos meses, tras la etapa de moderación abierta con la llegada al poder de Obama, quien liberó los viajes y el envío de remesas de cubanoestadounidenses, sin prometer quitar el embargo."En la administración de Obama hay un deseo de mejorar relaciones con Cuba, pero de manera muy cuidadosa porque no quiere antagonizar con el exilio cubano (de Florida). Cuba, por su parte, rechaza hacer cambios económicos o políticos, aunque éstos facilitaran más acciones positivas" de Estados Unidos, dijo a AFP el analista Dan Erikson, de Diálogo Interamericano, con sede en Washington.En un discurso el 20 de diciembre, el presidente Raúl Castro afirmó que el caso del estadounidense detenido prueba que "el enemigo está tan activo como siempre" y "no renuncia a destruir la revolución y generar un cambio de nuestro régimen"."En las últimas semanas hemos sido testigos de la multiplicación de los esfuerzos de la nueva administración con ese propósito. Crece el aliento a la subversión abierta y encubierta contra Cuba", manifestó.Su hermano, el líder de la revolución Fidel Castro, de 83 años y retirado del gobierno, elogió al principio a Obama, pero ahora lo acusa de "cinismo" e "hipocresía".De su lado, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, criticó en diciembre la falta de libertades en Cuba, a cuyo gobierno instó a "terminar con la represión".Pese a ello, ambos gobiernos se dicen dispuestos al diálogo y celebrarán en febrero, confirmó Alarcón, pláticas de temas migratorios, en tanto que aumenta el intercambio de visitas de artistas.

Más noticias

0 Comentarios