Costa Rica en alerta por emanaciones de volcán Turrialba

Costa Rica estaba pendiente este miércoles de las emanaciones del volcán Turrialba, un coloso de 3.328 metros de altura situado a 40 km al este de San José, que la víspera empezó a escupir ceniza que ha llegado hasta las inmediaciones de la capital, provocando la evacuación de una treintena de personas.

Costa Rica estaba pendiente este miércoles de las emanaciones del volcán Turrialba, un coloso de 3.328 metros de altura situado a 40 km al este de San José, que la víspera empezó a escupir ceniza que ha llegado hasta las inmediaciones de la capital, provocando la evacuación de una treintena de personas.A las 21 personas evacuadas el martes de la pequeña localidad de La Pastora, se sumó la evacuación de otras dos familias de unas diez personas de la vecina La Fuente, en las inmediaciones del volcán, dijo a la AFP el portavoz de la Comisión Nacional de Emergencias, Reinaldo Carballo.Según informes preliminares de la CNE, "no se observan emanaciones importantes" aunque existen difíciles condiciones en la zona por la neblina y la caída constante de una lluvia leve que impide el fácil traslado del personal hacia los distintos sitios cercanos al volcán.Un equipo de expertos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico (OVSICORI) y la Red Sismológica Nacional llegó hasta el volcán a primeras horas de este miércoles para analizar el material que emana de su cráter, cubierto por una espesa niebla, y determinar su comportamiento y las perspectivas para el futuro."Van a inspeccionar el tipo de material que está cayendo", dijo a la AFP el portavoz de la CNE, Reinaldo Carballo, lo que permitirá determinar "la procedencia (de la ceniza), en la columna del volcán", lo que permitiría definir si este coloso, de 3.328 metros, ha entrado en erupción de magma, lo que no ocurre desde 1866.Desde entonces, su actividad se había limitado a fumarolas, la última de ellas en diciembre de 2007.La CNE declaró la alerta verde en el cantón de Turrialba, donde viven unas 80.000 personas, y ha instalado en La Pastora, a unos 8 kilómetros del volcán, un centro de coordinación con miembros de las diferentes instituciones de primera respuesta y equipo de radiocomunicación.Los cuerpos de socorro enviaron a la zona plantas generadoras, torres de iluminación, tanques de agua, equipo de oficina, cilindros de gas, tiendas de campaña, cocinas industriales, pañales, baterías, mascarillas, gorras o capas.La ceniza volcánica, una roca que ha sido pulverizada por la actividad volcánica, es áspera, abrasiva y en algunas oportunidades corrosiva y siempre desagradable, por lo que aunque no es altamente tóxica, los expertos alertan de que puede crear problemas para los niños, los adultos mayores y personas con deficiencias respiratorias.Por eso, algunas de las recomendaciones que hace la CNE es sellar con cinta aislante las ventanas, cerrar puertas y poner trapos húmedos en los umbrales y otras entradas de aire, colocar filtros en el sistema de drenaje, proteger el equipo electrónico y evitar grandes acumulaciones de ceniza en los tejados.En caso de que haya ceniza en el agua, hay que dejarla sedimentar antes de usar el agua limpia, así como lavar bien los vegetales y usar aspiradoras para limpiar el polvo generado en vez de trapos ya que puede ser abrasivo.Un vecino reportó que el coloso se despertó hacia las 14H28 (20H28 GMT) del martes con una fuerte erupción y más tarde vecinos reportaron la caída de ceniza que cubrió campos y los vehículos estacionados en el parque nacional.Desde mediados de diciembre pasado los vulcanólogos venían observando sismos tipo LP (de baja frecuencia) y tremores volcánicos, según el OVSICORI.Del más del centenar de volcanes que jalonan el territorio costarricense, solo cinco están activos. Además del Turrialba y su vecino Irazú, se trata del Rincón de la Vieja, el Arenal y el Poás, estos últimos entre los mayores atractivos turísticos del país.

Más noticias

0 Comentarios