Correa cumple tres años en presidencia de Ecuador vislumbrando "nubarrones"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, cumplirá este viernes tres años en el poder con la firme intención de radicalizar y profundizar los cambios en su gobierno, aunque augura días difíciles en medio del descontento social y una caída dramática de su popularidad.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, cumplirá este viernes tres años en el poder con la firme intención de radicalizar y profundizar los cambios en su gobierno, aunque augura días difíciles en medio del descontento social y una caída dramática de su popularidad.En vísperas del aniversario, este economista de 46 años reiteró su promesa de "seguir profundizando y radicalizando esta revolución de ética, dignidad y equidad"."No podemos seguir llamándonos sociedad con las tremendas contradicciones que tenemos: opulencia al lado de la miseria más indignante. No podemos continuar así", dijo Correa, defensor del socialismo del siglo XXI junto con su aliado venezolano Hugo Chávez, aunque con varios matices.El mandatario también denunció un plan de la oposición para atentar contra su vida."Como no pueden vencernos en las urnas, tratarán de vencernos desgastándonos, creando conflictos, desestabilizándonos. Y tenemos información al respecto, tratando de atentar, agredir físicamente al presidente de la República", aseguró este jueves.Se vislumbran "nubarrones que presagian días aún más difíciles" para el gobierno, añadió.Con seis victorias electorales en línea desde 2006, Correa promueve su "revolución" apoyado en la Constitución aprobada en referendo en 2008, la cual le permitió la reelección por cuatro años en abril pasado (hasta 2013) con la posibilidad de un tercer mandato."No nos engañemos pueblo ecuatoriano. Confíen en su gobierno", exclamó Correa, cuya administración ya repartió 30.000 de las 130.000 hectáreas de tierras de propiedad estatal entre campesinos, mientras define la expropiación de terrenos improductivos.En medio de los cambios y un duro enfrentamiento con la prensa, banca y petroleras a las que conminó a renegociar los contratos, el presidente ha visto descender el respaldo a su gestión del récord de 76% en abril de 2007 (tres meses después de asumir el poder) al piso de 42% en diciembre de 2009, según la encuestadora privada Cedatos-Gallup."La primera etapa se caracterizó por la necesidad del presidente de refrendar en elecciones la reestructuración del Estado; ahora se encuentra en un momento en que debe satisfacer las expectativas generadas en estos años", dijo a la AFP Adrián Bonilla, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).Correa celebrará el aniversario el sábado en la ciudad andina de Ambato (sur), donde espera concentrar a unos 100.000 partidarios.Pero los festejos se dan en un marco de insatisfacción social y anuncios de protestas de trabajadores, transportistas e indígenas. Estos últimos amenazan con un levantamiento (rebelión) en rechazo a la regulación del uso del agua y a la explotación de minerales a cielo abierto.A ello se suma la renuncia el martes del canciller Fander Falconí, a quien el propio Correa definió como un puntal del gobierno, por divergencias con él sobre un proyecto ambiental para no explotar una reserva de 850 millones de barriles de crudo."Existe un descontento general", expresó el coordinador del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Alex González.Pero Bonilla considera que "es un escenario de conflicto social normal" y Correa está "en mejores condiciones que gobiernos recientes para procesar la agenda"."Tiene ventajas como una base de apoyo muy importante, mayoría legislativa. No hay un malestar significativo en Fuerzas Armadas ni grandes conflictos sociales", observó el analista.En tanto le restan tres años de gobierno, Correa descarta por lo pronto una segunda reelección. "Si me preguntan ahora, yo quisiera lo más rápido irme a descansar en mi casa. Algunas veces me pintan como un hambriento de poder, pero qué equivocados y alejados de la realidad que están", sostuvo.

Más noticias

0 Comentarios