Continúa deserción de miembros de la oposición en región rebelde de Bolivia

La oposición en la región boliviana de Santa Cruz continuaba este martes la desbandada, luego de la deserción de funcionarios allegados a la gobernación, y de la Unión Juvenil Cruceñista, brazo de choque de la ultra derecha contra el presidente Evo Morales.

La oposición en la región boliviana de Santa Cruz continuaba este martes la desbandada, luego de la deserción de funcionarios allegados a la gobernación, y de la Unión Juvenil Cruceñista, brazo de choque de la ultra derecha contra el presidente Evo Morales.Dos ex empleados de la gobernación (prefectura) de Santa Cruz, el secretario de Seguridad Ciudadana y un miembro del personal de seguridad del prefecto Rubén Costas, anunciaron su adhesión al proyecto político de Morales, informó la radio católica Erbol.Similar medida fue tomada hace dos semanas por dos importantes directivos de Unión Juvenil Cruceñista (UJC) y un alto dirigente universitario, otrora opositor a Morales, favorito para renovar su mandato presidencial en las elecciones de diciembre próximo.Jorge Aldunate, secretario de Seguridad de la Gobernación de Santa Cruz, calificó además de "democrática" su decisión de sumarse al proyecto político del partido gobernante, según la católica radio Fides.Mientras la sede de la Unión Juvenil Cruceñista quedó "sin mobiliario y ni siquiera un escritorio" ante la renuncia de sus principales directivos, según un reporte de la radio estatal Patria Nueva.El desbande de ese grupo juvenil de ultraderecha -que en septiembre de 2008 saqueó e incendió oficinas públicas, ocupó aeropuertos e intervino puestos de peaje- ocurrió tras la renuncia de su presidente, Ariel Rivera, y casi la totalidad de su directorio.Rivera justificó su dimisión con el argumento de que "realmente estábamos peleando con dos monstruos: por un lado, el gobierno, y por otro las logias que hay aquí en Santa Cruz", aglutinadas, según el Gobierno, en la organización civil regional, con la que la agrupación juvenil comenzó a marcar distancia tras la división de la derecha en periodo electoral.Varios de los dirigentes de esa agrupación juvenil se enfrentan a procesos en la justicia ordinaria por los sucesos de violencia de septiembre de 2008 ocurridos en cuatro ciudades dominadas por opositores al presidente Morales.

Más noticias

0 Comentarios