Contamos, Lo Quieran o No.

Los resultados de las elecciones del 2 de noviembre pasado dejaron información que los analistas han estado estudiando bajo un microscopio político; pero ahora cuentan con una nueva herramienta: los resultados del censo.

Una conclusión a la que ya habían llegado es que cada partido político estáatrayendo a electores muy diferentes a los del otro, pero ningún grupo essuficientemente grande en números para garantizar la victoria en laselecciones presidenciales que vienen en el 2012.

Para los republicanos, el éxito con la clase obrera –predominantementerural-  y los partidarios del “Tea Party” les brinda mucho entusiasmo parael 2012. Pero en las elecciones presidenciales, en la que participa unnúmero de votantes más grande, puede hacerse problemático para el partido republicano ganar una mayoría tan sólo con esos votantes. Con todaseguridad, no puede depender de esa composición demográfica electoral para sostener el partido en el futuro.

Por su parte, los demócratas se mantienen estables entre grupos de minorías –como hispanos- y los blancos con educación superior. Si los demócratas “roban” electores a los republicanos entre la gente obrera blanca o agrandan su base actual –por ejemplo, con el creciente número de votantes hispanos-podrán vencer en el 2012. Y aquí es donde entran a tallar los resultados recién revelados del censo.

* El país es cada vez menos rural: Mientras que 82.8 por ciento de lapoblación en 2000 vivía en zonas metropolitanas, ese número es ahora 83.7por ciento. La mayor parte del crecimiento de la población se ubica cerca delas grandes ciudades, donde los demócratas dominan.

* El país es cada vez más diverso: Espectacularmente, la población de lasminorías ha aumentado en un 36,3 por ciento en la última década y todoindica que va a seguir por ese camino. El voto de los electores de razanegra en general va casi por completo para los demócratas, e incluso en elapabullante triunfo Republicano en Noviembre pasado, seis de cada 10hispanos votaron por los demócratas.

Si los republicanos quieren competir electoralmente en las próximas décadas, tendrán que movilizarse en las áreas metropolitanas para ganarse a los hispanos, que hoy por hoy son humillados al ser ignorados en sus problemas primordiales: el desempleo; la sensación de ser perseguidos y discriminados; y la falta de una reforma migratoria que impida que se siga destruyendo a sus familias.

Más noticias

0 Comentarios