Constitución impulsada por Chávez cumple 10 años

La Constitución venezolana, impulsada por el Presidente Hugo Chávez, celebró el martes 10 años de su aprobación en referéndum.

La C

onstitución venezolana, impulsada por el Presidente Hugo Chávez, celebró el martes 10 años

de su aprobación en referéndum, una década en la que esta Carta Magna, que instaura el término "bolivariano" para denominar a este país, ya pasó por una fallida reforma.

En febrero de 1999, cuando Chávez asumió la presidencia juró sobre una Constitución que calificó de "moribunda" impulsar "las transformaciones democráticas necesarias para que la República nueva tenga una carta magna adecuada a los nuevos tiempos".

Varios meses después, el 15 de diciembre de 1999, Chávez cumplía su principal promesa electoral y una nueva Carta Magna era aprobada por el pueblo con más del 70% de los votos.

"Ese pueblo que aprobó esta Constitución se mantiene hoy, diez años después, apoyando la Constitución que refunda la República y apoyando la revolución que lidera el comandante Hugo Chávez", subrayó este martes la presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento), Cilia Flores, en una sesión especial de la Cámara.

"Este es un libro que salió del pueblo y vuelve al pueblo cada día", agregó Earle Herrera, diputado y uno de los redactores de la Carta Magna.

La Constitución de 1999 cambió el nombre del país a República Bolivariana de Venezuela, en honor a las ideas del Libertador Simón Bolívar.

Según el gobierno, la Carta Magna convierte al ciudadano en prioridad y le otorga una verdadera voz. Para ello, en el texto, el concepto de democracia representativa se cambia por el de democracia "participativa y protagónica".

Entre sus principales novedades, la Carta Magna amplió a seis años el mandato presidencial, unificó las fuerzas armadas, creó un Parlamento unicameral e instituyó dos poderes más, el Electoral y el Ciudadano que se sumaron a los tres ya existentes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial).

La Constitución define a Venezuela como "un Estado democrático y social de derecho y de justicia, en donde existe la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político".

Diez años después, la oposición sostiene que estos principios quedaron opacados por una serie de leyes aprobadas por el Parlamento, donde el oficialismo tiene una mayoría abrumadora.

Entre ellas, citan la ley de la Fuerza Armada, que la consagra como "bolivariana" e instaura la milicia, la que reforma el Banco Central u otras que restringen la propiedad privada.

Varios de los considerados "padres" de la Carta Magna, comenzando por el presidente de la Asamblea Constituyente, Luis Miquilena, se han alejado del gobierno y sobre todo del presidente y no estuvieron presentes en la conmemoración de este martes.

Pese a haberla criticado en el pasado, la oposición venezolana pide con fuerza que se defienda este texto para evitar un "modelo político totalitario y antidemocrático".

Para los detractores del gobierno, la gran señal de alarma se encendió en 2007, cuando Chávez, que llamó a esta Constitución la "segunda biblia", impulsó una reforma de 69 artículos en 2007 que fue rechazada en un referéndum que supuso su primer gran revés en las urnas.

El Presidente consideraba necesarios estos cambios para consolidar la revolución boliviariana que él lidera que predica un modelo político socialista.

Sin embargo, en febrero de 2009 fue aprobada en referéndum una enmienda que permite la reelección ilimitada de todos los cargos de elección popular, entre ellos el del presidente.

"El Presidente inició un proceso de golpes de Estado incruentos contra la Constitución para imponer 'la otra Constitución' de facto, la no legítima", denunció en un reciente foro el abogado Hermann Escarrá, uno de los redactores de la Carta Magna.

Este martes, el gran ausente de la celebración fue el propio Chávez, quien participó hasta el lunes en Cuba en una cumbre regional y viajará a Copenhague para participar en la reunión de la ONU sobre el cambio climático.

Más noticias

0 Comentarios