La Constitución hondureña, la atalaya inexpugnable

Manuel Zelaya quiso reformarla y le costó la presidencia: la Constitución hondureña es una atalaya inexpugnable, y a veces muy flexible, que rige la vida política, económica y social de los hondureños hasta en los más mínimos detalles.

Manuel Zelaya quiso reformarla y le costó la presidencia: la Constitución hondureña es una atalaya inexpugnable, y a veces muy flexible, que rige la vida política, económica y social de los hondureños hasta en los más mínimos detalles.

Más noticias

0 Comentarios