Confusión e incertidumbre entre caraqueños por inesperados cortes de luz

La confusión reinaba este miércoles entre los caraqueños por los nuevos e inesperados cortes de electricidad que desde la medianoche dejaron a oscuras parte de la ciudad, una medida impopular pero necesaria, según el gobierno, para hacer frente a una grave crisis energética.

La confusión reinaba este miércoles entre los caraqueños por los nuevos e inesperados cortes de electricidad que desde la medianoche dejaron a oscuras parte de la ciudad, una medida impopular pero necesaria, según el gobierno, para hacer frente a una grave crisis energética.En el activo barrio de La Candelaria, en el centro de Caracas, la tónica era la incertidumbre. Amas de casa o pequeños comerciantes de las cientos de tiendas que llenan las calles de este sector se mostraban entre sorprendidos y preocupados por los cortes, anunciados la víspera por el gobierno."No sabemos nada, nadie sabe nada. Si se corta la luz vamos a tener que cerrar, no habrá ventas y se perderán las cosas", se lamentó ante la AFP Irene De Freitas, que trabaja en el negocio de venta de alimentos que su familia montó hace 40 años en esta zona.En un cercano edificio comercial, de nueve pisos, los guardias advierten que media hora antes del corte de electricidad suspenderá el servicio de ascensores y se detendrá la bomba de agua que otorga el suministro, pues esperaban que el corte de electricidad, de cuatro horas seguidas, ocurra justo al mediodía.En esta zona, donde abundan restaurantes y otros pequeños sitios de comida que necesitan electricidad para mantener el aire acondicionado y la refrigeración de los alimentos, ese bloque horario es el más activo del día."Por mí que sea en la madrugada, porque si es durante el día nos afectaría mucho. Cada día es más difícil para los pequeños comerciantes", critica Jorge Costa, dueño de una venta de las tradicionales arepas (pan de maíz) que a media mañana del miércoles lucía repleta."Si cortan la luz yo cierro, para qué voy a mantener abierto", afirma de su lado Pedro Ramírez, encargado de una barbería.El martes, el gobierno del presidente Hugo Chávez anunció un nuevo sistema de racionamiento basado en cortes de electricidad por zonas, durante cuatro horas seguidas, que tendrán lugar día por medio en bloques de dos semanas alternadas.Los cortes afectarán a todo el país. Según informó el gobierno, la electricidad seguirá llegando a los grandes hospitales y al metro de Caracas, una ciudad de más de cinco millones de habitantes donde el tráfico es otro dolor de cabeza.En el municipio de Chacao, el más rico de Caracas, se organizó incluso un sistema de 'semáforos humanos' para suplir esos aparatos.Se espera que el racionamiento se extienda hasta mayo, cuando debería empezar nuevamente la temporada de lluvias en Venezuela, un país riquísimo en recursos naturales que ha enfrentado una dura sequía el último año.La crisis energética se debe, según el gobierno, al fenómeno El Niño que ha alejado las lluvias y al derroche de energía por parte de la población, pero expertos y opositores al gobierno afirman que se debe a la falta de inversiones en generación eléctrica y a la mala gestión oficial."La luz se fue antes de medianoche. No tuve mayores problemas pero el viernes, el día del próximo corte, me asusta que no haya luz a esa hora porque vivo cerca de barriadas peligrosas", contó a la AFP la joven Katian Castro.Además de los problemas eléctricos, enmarcados en un plan nacional de ahorro que incluye medidas fiscales y reducción de los horarios de centros comerciales, los caraqueños enfrentan desde hace dos meses racionamientos de agua que pueden durar hasta 48 horas por semana."¿Cuándo se había visto esto en Venezuela?", se pregunta molesta la ama de casa María Miranda mientras compraba algunos víveres. "Yo siempre he usado la luz y el agua que me dé la gana", zanjó inquieta.

Más noticias

0 Comentarios