Concejales de Boston presentaron una Orden de Audiencia para investigar los abusos sexuales en Universidades

La audiencia investigó los procedimientos y las repuestas sobre la violencia sexual en las instituciones de educación.

En los días finales del mes de reconocimiento a los efectos de abusos sexuales, sobrevivientes y partidarios llenaron el ayuntamiento de Boston para una audiencia sobre la violencia sexual que persiste en las universidades. El Concejal General de Boston, Felix G. Arroyo dirigió la audiencia junto a la Concejal Ayanna Pressley como co-patrocinadora de la orden. 

El Concejal Arroyo comenzó la audiencia diciendo que “es un error y una falta clasificar este asuntó como solo de mujeres. Tristemente, los hombres son desproporcionadamente los autores de violencia sexual. Nosotros debemos asumir la carga que dice que la violencia sexual no es tolerada. Un crimen contra uno de nosotros es un crimen contra todos”.

La Concejal Pressley, quien presidio la audiencia, esta de acuerdo, “esto no es un crimen que discrimina”, dijo Pressley. “Los Autores necesitan ser considerados responsables. Nosotros necesitamos crear una cultura donde no se tolere la violencia sexual”.

La audiencia empezó con el testimonio de Darby Ruggeri, una estudiante en Massachusetts College of Art & Design, cuya historia inspiró al Concejal Arroyo a proponer la orden de audiencia. “Hace un poco más de un año, otro estudiante me abuso sexualmente en mi universidad. Yo lo reporté con la policía de la universidad al próximo día.  La universidad pensó que el castigo adecuado era ponerlo en un periodo de prueba hasta graduación. El ver a mi agresor en la universidad regularmente es horroroso”.

El titulo IX requiere que escuelas adopten y publiquen procedimientos de injusticia para que los estudiantes reporten incidencias de acoso sexual o violencia sexual. Las universidades pueden usar procedimientos de disciplinas generales para investigar quejas de discriminación sexual.

“Estar bajo la influencia de drogas o alcohol o ser joven no da permiso para convertirse en un agresor,” explicó el Concejal Arroyo. “No es simplemente que un ‘no’ signifique ‘no’. La ausencia del ‘no’, no debe de ser interpretada por un ‘Si’.  Solamente si, significa si”.

Arroyo y Pressley se comprometieron a continuar trabajando para mejorar, no solamente las denuncias y repuestas a los abusos que pasen en Universidades, pero también los esfuerzos de prevención. Los Concejales están desarrollando un comité especial para mancomunar estudiantes y universidades para continuar el trabajo sobre este asunto.

Más noticias

0 Comentarios