Comisión verificadora avanza en Honduras; las partes difieren por lo firmado

La comisión verificadora del acuerdo en Honduras empezó a trabajar en la formación de un gobierno de unidad mientras Estados Unidos reiteraba que el depuesto presidente Manuel Zelaya debe ser restituido en el poder en Honduras, aunque no precisó cuándo.

La comisión verificadora del acuerdo en Honduras empezó a trabajar en la formación de un gobierno de unidad mientras Estados Unidos reiteraba que el depuesto presidente Manuel Zelaya debe ser restituido en el poder en Honduras, aunque no precisó cuándo.Estados Unidos respondió a un pedido de Zelaya a la secretaria de Estado Hillary Clinton para aclarar la posición de Washington sobre su restitución en el poder y reiteró su apoyo a esa iniciativa."Ya aclaramos nuestra posición sobre el presidente Zelaya y su restitución: creemos que debería ser reinstaurado" en el poder, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly.Kelly recordó, no obstante, que "es un proceso (interno) hondureño" el resolver ese punto, aunque advirtió que "estamos comprometidos con el acuerdo, con su implementación".Zelaya se mostró satisfecho con la respuesta de Washington y agradeció "a la secretaria Hillary Clinton y a todo el Departamento de Estado, al presidente (Barack) Obama porque la declaración era necesaria", según dijo a radio Globo en Tegucigalpa.Las diferentes lecturas que han hecho las partes en litigio del acuerdo firmado por las comisiones de Zelaya y del gobierno de facto de Roberto Micheletti el 30 de octubre ha vuelto a enfrentar a los dos protagonistas de la crisis. El acuerdo deja al Congreso la potestad de restituir a Zelaya, pero no precisa cuándo ni qué pasaría en caso de que la mayoría de los 128 diputados votaran en contra de su regreso al poder, del que le sacaron los militares el 28 de junio con la aprobación casi unánime del legislativo.Antes de someter a votación el regreso de Zelaya, el Congreso esperará el parecer de la Corte Suprema de Justicia y de otras tres instituciones, para lo que tampoco hay plazos. Zelaya dijo que pretende regresar al sillón presidencial "mucho antes" del 29 de noviembre, fecha fijada para los comicios.De lo contrario, dos de los seis candidatos y el movimiento 'Resistencia contra el golpe' han prometido boicotear el proceso electoral.Además, Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua advirtieron en la OEA este miércoles que no legitimarán las elecciones si antes no se restituye a Zelaya.Las fuerzas hondureñas anunciaron que destinarán 34.000 efectivos del ejército y la policía para garantizar la seguridad de los comicios.Mientras tanto, la Comisión de Verificación del acuerdo empezó a trabajar en la formación de un gobierno de unidad nacional que actuaría junto a Zelaya hasta que éste entregue el poder al ganador de las elecciones. Según el acuerdo, dicho gobierno debería quedar constituido este mismo jueves. El ex presidente chileno Ricardo Lagos, que junto a la secretaria de Trabajo estadounidense Hilda Solís y dos hondureños integra la comisión, reconoció que el proceso debe ir "paso a paso".Según Solís, Micheletti le dijo que "estaba dispuesto a hacerse a un lado", aunque no aclaró si ello suponía el regreso de Zelaya al poder, que es el quid de la crisis política hondureña."Ya hay nombres" para la configuración del nuevo gobierno de unidad, dijo por su lado Arturo Corrales, representante de Micheletti en la comisión, en la que también se sienta Jorge Arturo Reina a nombre de Zelaya."Son personas de nuestro país muy connotadas, que no han participado en situaciones políticas recientes, y que tienen un amplio curriculum y voluntad por su país", precisó.

Más noticias

0 Comentarios