Comercio electrónico de EEUU sumergido ya en tradicional guerra de precios