Comenzando desde cero

Cipriana Jurado, lo dejó todo en Ciudad Juárez México, con sus dos hijos se interno en el país en la búsqueda de asilo político pues su vida corría peligro.

En el 2008 un grupo de militares la tomaron y  la amedrantarón, una llamada telefónica la puso a salvo, y hoy puede contar su historia.

Se interno en julio del 2010 en los Estados Unidos de Norte  América  y justo cuando pensaba regresar a  México, asesinan en las afueras del palacio de gobierno en Chihuahua a unas de sus compañeras de lucha, Marisela Escobedo.

Este hecho la hizo cambiar de planes y  fue entonces que una iglesia presbiteriana la apoyo para la petición de asilo ante un tribunal para ella y sus dos hijos,ya que sus seres allegados temían por su vida. Desde aquí Cipriana sigue  realizando sus denuncias ante organismos internacionales,sobre todas las atrocidades que según ella sigue realizando el gobierno mexicano,mientras espera recibir noticias sobre la petición de asilo.

Más noticias

0 Comentarios