Clima: ministros dan impulso político a la negociación, más manifestaciones

La negociación sobre el clima en Copenhague entró el domingo en su fase política, con una reunión de ministros de Medio Ambiente en torno a un borrador que deben afinar antes de la llegada de los jefes de Estado, mientras en las calles se repetían protestas y detenciones.

La negociación sobre el clima en Copenhague entró el domingo en su fase política, con una reunión de ministros de Medio Ambiente en torno a un borrador que deben afinar antes de la llegada de los jefes de Estado, mientras en las calles se repetían protestas y detenciones.En un día de descanso oficial en la negociación, un grupo restringido de unos 50 ministros de Medio Ambiente mantuvo una reunión informal convocada por la ministra danesa Connie Hedegaard."Todavía tenemos por delante un trabajo colosal", advirtió Hedegaard.Mientras tanto, en el puerto de la ciudad, la policía dispersaba una nueva protesta, bajo eslóganes anticapitalistas, y detenía a más de 250 personas, después de haber arrestado a casi 1.000 la víspera, a raíz de disturbios, para liberarlos después en su mayoría.El domingo fue también un día de movilización religiosa por el planeta.Liderando a otras miles de iglesias en todo el mundo, las campanas de la catedral de Copenhague sonaron 350 veces, cifra que corresponde a la concentración máxima de partes por millón (ppm) de CO2 en la atmósfera para lograr limitar el aumento de la temperatura global a 1,5º C.El arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y el arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams, oficiaron poco ante una misa ecuménica en la capital danesa.Los ministros, avanzadilla de los representantes políticos de los 193 países que a principios de semana emprenderán el tramo ministerial de la negociación, discutieron sobre un borrador de acuerdo de siete páginas que parece ser ampliamente aceptado como base, pese a que genera aún numerosos puntos de desacuerdo.El ministro francés de Medio Ambiente, Jean-Louis Borloo, expresó el deseo general de evitar que la cumbre sea un fracaso. "No queremos acabar un día lamentando que tuvimos una extraordinaria oportunidad pero nos dejamos ganar por el miedo", declaró a la AFP."En estos momentos se necesita liderazgo político", declaró por su parte a los periodistas la responsable australiana Penny Wong.Los ministros de Medio Ambiente disponen de tres días más de trabajo para allanar el terreno antes de la llegada, entre miércoles y viernes, de los jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el estadounidense Barack Obama, en los que está puesta toda la esperanza de un éxito.Sin embargo, un importante senador norteamericano contrario a la legislación contra el cambio climático, el republicano James Inhofe, afirmó el domingo en Washington que Obama viajará a Copenhague con "promesas vacías" de un recorte del 17% de las emisiones de CO2 en 2020 respecto a 2005, que no podrá cumplir porque su propuesta de ley, actualmente en debate, no será aprobada por el Congreso.En la reunión informal con Hedegaard participaron también el ministro de Medio Ambiente de México Juan Elvira Quesada, el negociador jefe brasileño Luis Alberto Figueiredo, y la jefa de la delegación de Brasil, Dilma Rousseff.El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva tiene previsto llegar el miércoles a Copenhague, donde se espera la presencia de casi 120 jefes de Estado y de Gobierno.Brasil ha decidido asumir en Copenhague un "compromiso voluntario" de reducir sus emisiones de CO2 de entre 36% y 39% respecto a lo que emitiría en 2020.México aspira por su parte a reducir en 2012 un 6-7% sus emisiones actuales y un 50% en 2050, si recibe transferencia tecnológica y financiera de los países desarrollados.También Colombia "se compromete a reducir emisiones con apoyo financiero (...) y a proteger la Amazonía", explicó su ministro de Medio Ambiente, Carlos Costa.Por su lado, Ecuador sigue solicitando ayuda económica para mantener bajo tierra 850 millones de barriles de petróleo en el parque amazónico Yasuní con miras a reducir las emisiones de CO2.En La Habana, donde tiene lugar la cumbre de la Alianza Boliviana para las Américas (ALBA), el presidente cubano, Raúl Castro, instó a los países que integran el grupo a "defender una posición firme" en Copenhague.De momento, Bolivia ya pidió que los países industrializadas dediquen el 6% de su PIB a financiar medidas en los países en vías de desarrollo.

Más noticias

0 Comentarios