Clima: divergencias entre países ricos y pobres amenazan éxito de Copenhague

La posibilidad de que la cumbre sobre el clima acabe con un estrepitoso fracaso debido a las divergencias entre países industrializados y en vías de desarrollo se hizo patente el lunes en Copenhague, a sólo cinco días del fin de la reunión.

La posibilidad de que la cumbre sobre el clima acabe con un estrepitoso fracaso debido a las divergencias entre países industrializados y en vías de desarrollo se hizo patente el lunes en Copenhague, a sólo cinco días del fin de la reunión.Desde Nueva York, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recordó que el tiempo se está agotando para alcanzar un acuerdo mundial ambicioso de lucha contra el cambio climático. "Llamo a todos los líderes mundiales (...) a redoblar los esfuerzos para encontrar lugar para el compromiso", dijo a los periodistas pocas horas antes de partir hacia Dinamarca.En Copenhague, los 53 países africanos, respaldados por las otras naciones en vías de desarrollo, bloquearon durante varias horas la negociación por considerar que los países ricos están desentendiéndose del Protocolo de Kioto.Único instrumento internacional que existe actualmente para luchar contra el calentamiento global, Kioto impone obligaciones a las naciones industrializadas al tiempo que protege a los países en vías de desarrollo.La primera fase de objetivos del Protocolo de Kioto expira a finales de 2012 y la cumbre de Copenhague tiene como misión definir la acción internacional para después de esa fecha.Los países en desarrollo defienden el mantenimiento de este tratado, con una segunda fase de compromisos a partir de enero de 2013, pero algunos países ricos prefieren elaborar un acuerdo totalmente nuevo, con bases diferentes.Estados Unidos, que nunca ratificó Kioto, considera que el Protocolo es injusto porque no impone obligaciones a las grandes potencias en desarrollo, como China, India y Brasil, responsables de una gran parte de las emisiones de CO2 mundiales.China rechazó toda responsabilidad si la cumbre termina con un fracaso. "Sé que algunos dirán que es culpa de China si no hay acuerdo. Es una trampa de los países desarrollados. Que asuman sus propias posiciones sin utilizar a China como pretexto", afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores, He Yafei, en una entrevista al Financial Times en Copenhague."No hemos venido a Copenhague a desperdiciar esta oportunidad, no vinimos por un fracaso sino por un éxito, no aceptamos ir hacia atrás, queremos ir adelante", afirmó por su parte la jefa de la delegación de Brasil, Dilma Rousseff.Cerca de 120 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el estadounidense Barack Obama, participarán en el final de la reunión el jueves y el viernes.Obama "está comprometido en buscar un acuerdo que requiere que los países den pasos significativos", afirmó desde Washington el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. Mientras tanto, los ministros de Medio Ambiente empezaron a llegar a Copenhague el domingo. Un grupo restringido de unos 50 de ellos mantuvo una reunión informal ese mismo día, en la que participaron los representantes de México y Brasil y que suscitó críticas por excluir a la gran mayoría de los 193 países que participan en la negociación."Están creando un proceso paralelo y no democrático en el que eligen sólo a algunos países", denunció el embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón. Desde Buenos Aires, el canciller argentino, Jorge Taiana, también advirtió, antes de partir hacia Dinamarca, que la poca voluntad de los países ricos para cumplir sus compromisos puede hacer fracasar la cumbre.Por su parte, los nueve países del ALBA, reunidos en una cumbre en La Habana, "rechazaron categóricamente los intentos (de los países ricos) de traspasar responsabilidades" a los pobres en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.Numerosos jefes de Estado latinoamericanos tienen previsto participar en la cumbre del jueves y el viernes en Copenhague.Según el programa de la conferencia, deben asistir el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, el venezolano Hugo Chávez, el mexicano Felipe Calderón, el boliviano Evo Morales, el colombiano Alvaro Uribe y la argentina Cristina Fernández de Kirchner. Igualmente estará presente el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Más noticias

0 Comentarios