China juzga por "subversión" a Liu Xiaobo, uno de los líderes de la disidencia

Un tribunal de Pekín juzgó este miércoles por "subversión" a uno de los líderes de la disidencia china, Liu Xiaobo, pero el veredicto de este juicio denunciado por la Unión Europea y EEUU no se sabrá hasta el próximo viernes, día de Navidad.

Un tribunal de Pekín juzgó este miércoles por "subversión" a uno de los líderes de la disidencia china, Liu Xiaobo, pero el veredicto de este juicio denunciado por la Unión Europea y EEUU no se sabrá hasta el próximo viernes, día de Navidad.Liu, de 53 años, ya encarcelado tras la represión de junio de 1989, estaba procesado por "subversión del poder del Estado" un año después de haber colaborado en la redacción de la "Carta 08", un texto que reclama una China democrática.El juicio duró dos horas y media, afirmó a la AFP uno de sus abogados, Ding Xikui. "El tribunal dijo que el veredicto será leído a las nueve de la mañana del viernes", agregó. Liu se enfrenta a una posible pena de hasta 15 años de cárcel. "Se ha declarado inocente", señaló otro de sus letrados, Mo Shaoping."Su único delito fue el de haberse expresado", añadió. "Actúa por la democracia y los derechos humanos desde hace mucho tiempo, ha realizado investigaciones y ha escrito mucho. Lo hace desde hace más de 20 años", dijo. Según Me Ding, Liu Xiaobo, detenido hace más de un año tras la publicación de la "Carta 08", está en buen estado de salud."Ha podido expresarse, el tribunal tiene reglas y ha podido expresarse. No quiero entrar en detalles", añadió. Decenas de policías fueron desplegados alrededor del tribunal para impedir a los seguidores de Liu acercarse al lugar, constató una periodista de la AFP. La mujer del acusado, Liu Xia, no fue autorizada a salir de su casa, que fue puesta bajo vigilancia policial, declaró por teléfono a la AFP.Al principio de su juicio, Liu Xiaobo le agradeció su apoyo, añadió Liu Xia, que citó como fuente de esta información a su hermano, al parecer presente en el lugar. Contactados por la AFP, algunos responsables del tribunal se negaron a hacer declaraciones. Pese a la vigilancia policial, en el exterior del tribunal se reunieron partidarios de Liu Xiaobo, escritor y ex profesor de universidad.Liu ya fue arrestado tras el movimiento democrático de la plaza de Tiananmen en 1989. Permaneció detenido hasta principios de 1991 cuando fue liberado sin cargos. Fue detenido de nuevo y pasó tres años en un campo de trabajo entre 1996 y 1999 por tratar de liberar a los opositores al régimen."Viva la democracia, viva Liu Xiaobo", gritó Song Zaimin, un pekinés de 49 años, bajo la mirada de los policías. "No le conozco ni quiero hacerlo pero deseo apoyar su heroica actitud. Debemos luchar por nuestro futuro", añadió. Inspirada en la "Carta 77" de los disidentes checoslovacos de los años setenta, la "Carta 08" hace un llamamiento al respeto de los derechos humanos y de la libertad de expresión, así como a la convocatoria de elecciones para lograr "un país libre, democrático y constitucional".Las autoridades chinas se negaron a conceder permiso a diplomáticos estadounidenses y europeos para que asistieran al proceso de Liu Xiaobo. El juicio ha sido criticado por EEUU, la UE, organizaciones defensoras de los derechos humanos y un grupo de premios Nobel, que han pedido a China que deje en libertad al disidente. Sin embargo, Pekín ha rechazado estas peticiones, tildándolas de "inaceptables".Los activistas de derechos humanos chinos denuncian que las autoridades chinas aprovechan el periodo navideño, en las que la opinión pública occidental está ocupada por las fiestas, para ocuparse de los casos de los disidentes. En 2007, el disidente Hu Jia fue detenido el 27 de diciembre y condenado por subversión. Un año antes, el abogado Gao Zhisheng fue condena por el mismo cargo a tres años de cárcel en vísperas de Navidades.

Más noticias

0 Comentarios