China: furia de las familias de las víctimas del accidente minero de Hegang

Las familias de los mineros muertos en la explosión de grisú ocurrida el sábado en una mina del nordeste de China están furiosas, piden cuentas: el balance de víctimas llega a 104 muertos y quedan pocas esperanzas de encontrar supervivientes.

Las familias de los mineros muertos en la explosión de grisú ocurrida el sábado en una mina del nordeste de China están furiosas, piden cuentas: el balance de víctimas llega a 104 muertos y quedan pocas esperanzas de encontrar supervivientes.El lunes, en Hegang, en la provincia de Heilongjiang, cerca de la frontera rusa, las autoridades debían hacer frente a la desesperación y la ira de las familias de las víctimas, 48 horas después del más grave accidente minero registrado en dos años.Delante de una de los oficinas de la mina Xingxing, perteneciente a la firma estatal Longmai, un grupo de mujeres esperaba noticias, gritando y llorando."No sé nada de mi marido, tiene 42 años y yo 40", dice una de ellas. Otra se queja igualmente de no haber recibido ninguna información sobre su hermano, que se encontraba en la mina al ocurrir el accidente.Las dos mujeres, que rehusaron decir sus nombres, fueron acompañadas después al interior de las oficinas.Después, decenas de personas se agruparon, aparentemente para manifestar su cólera, pero la policía bloqueó la zona e impidió acercarse a los periodistas.Zhang Jinguang, portavoz de la mina, afirmó que todo eso no tenía nada que ver con la catástrofe, e indicó que se ha organizado una ayuda psicológica para acompañar a las familias.Según el China Daily, cada familia va a recibir por lo menos 250.000 yuans (24.600 euros) de compensación.Los primeros elementos de la investigación señalan responsabilidad de los administradores en el accidente."El sistema de responsabilidad para la seguridad de la mina no funcionó, no había suficientes controles de los riesgos potenciales", declaró a la televisión nacional CCTV Luo Lin, director de la administración del Estado para la seguridad en el trabajo."Este accidente está evidentemente relacionado con una irresponsabilidad", dijo.Además, se abrió una investigación para determinar si hubo colusión entre los administradores de la mina y funcionarios locales para no aplicar las reglas de seguridad.Los dos principales directivos y el ingeniero jefe de la mina fueron depuestos de sus funciones, según los medios de información oficiales chinos.De una de las entradas de la mina salía humo todavía el lunes, mientras los socorristas buscaban a los últimos cuatro mineros desaparecidos, tras haber recuperado otros doce cadáveres.Se trata de la catástrofe minera más grave registrada desde la ocurrida en Shanxi (norte) en 2007, que causó 105 muertos.La explosión del sábado se produjo cuando 528 mineros trabajaban en la mina, pero 420 de ellos pudieron salir de ella a tiempo, gracias a la detección de niveles anormalmente altos de gas unos 50 minutos antes de la explosión.El gobernador de la provincia, Li Zhanshu, declaró el domingo que "el desarrollo es la primera prioridad, pero que no puede hacerse a costa de la sangre y de la vida de los trabajadores".

Más noticias

0 Comentarios