China y UE abren cumbre dominada por el clima antes de cita de Copenhague

China y la Unión Europea (UE) inauguraron el lunes en Nakín (este de China) una cumbre conjunta que estará dominada por el cambio climático, a una semana de la conferencia de Copenhague.

China y la Unión Europea (UE) inauguraron el lunes en Nakín (este de China) una cumbre conjunta que estará dominada por el cambio climático, a una semana de la conferencia de Copenhague.Las reuniones entre el primer ministro chino, Wen Jiabao, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, en calidad de presidente de turno de la UE, empezaron el lunes, a las 08H45 locales (00H45 GMT), en la capital de Jiangsu, una de las provincias más desarrolladas de China, informó una fuente diplomática europea.A media jornada está prevista una declaración conjunta centrada en el clima por parte de los principales participantes en la cumbre chino-europea.China, primer emisor mundial de gases de efecto invernadero, anunció por primera vez la semana pasada una cifra concreta, según la cual se compromete a reducir su "intensidad carbónica" -emisiones contaminantes por unidad de Producto Interno Bruto (PIB)- entre un 40 y un 45% de aquí a 2020 con respecto a 2005.La UE se congratuló por el gesto de Pekín pero pide un esfuerzo mayor al gigante asiático en la reducción de esos gases que son los responsables del calentamiento del planeta."Está en juego el futuro de nuestro planeta; podemos negociar unos con otros (...), podemos negociar porcentajes pero no podemos negociar con la física, contra la ley de la naturaleza y la ciencia", declaró Barroso el domingo por la noche tras una cena con Wen Jiabao."Lo que la ciencia nos dice es que dos grados es el máximo que podemos aceptar", añadió al hacer un llamamiento a los países que participarán en la cumbre de Copenhague, incluida China, a hacer el máximo posible."Cada uno tiene una buena razón para no hacer más, pero si nos focalizamos sobre esas razones, no lo lograremos", subrayó Barroso.Los chinos reclaman a los países industrializado que asuman su responsabilidad histórica y suministren la tecnología y el apoyo financiero necesario a los países en vías de desarrollo para hacer frente al cambio climático.Desde el punto de vista de las relaciones bilaterales entre China y la UE, que en 2008 fueron tensas por la represión china en el Tíbet, Barroso señaló querer convertir en una prioridad de su mandato los lazos con China, tercera economía mundial y el país más poblado del mundo con sus 1.300 millones de habitantes.

Más noticias

0 Comentarios