Chile aprueba la donación universal de órganos a partir de los 18 años

Los chilenos se convertirán en donantes automáticos de órganos al cumplir 18 años, salvo que manifiesten su negativa formalmente, según una ley aprobada por el Congreso que busca revertir una dramática realidad: en Chile el índice de donación es de 9 personas por cada millón de habitantes.

Los chilenos se convertirán en donantes automáticos de órganos al cumplir 18 años, salvo que manifiesten su negativa formalmente, según una ley aprobada por el Congreso que busca revertir una dramática realidad: en Chile el índice de donación es de 9 personas por cada millón de habitantes."Esta ley avanza en garantizar que cuando hay un niño, un hombre o una mujer esperando un órgano, están todas las condiciones dadas para que ese trasplante pueda llegar sin obstáculos", dijo a la prensa el ministro de Salud, Álvaro Erazo.Según la norma, cuya promulgación se prevé para enero de 2010, las clínicas y hospitales podrán disponer de los órganos de un ciudadano mayor de edad con muerte cerebral, salvo que haya renunciado previamente a esta posibilidad de manera formal y comunicado su decisión al Registro Civil.Según el ministro de Salud, en Chile -de 16 millones de habitantes- existen 9 donantes por cada millón, una dramática cifra que espera revertirse con la norma.A principios de año, un niño llamado Felipe Cruzat se convirtió en el símbolo de la lucha por la donación de órganos, pues esperó por 90 días un corazón que nunca llegó, a pesar de los esfuerzos de su padre, quien recorrió instituciones y medios de comunicación.Felipe logró ser conectado a un corazón artificial, pero no soportó y murió en abril de 2009.Para la privada Corporación del Transplante, si bien la ley recientemente aprobada es una buena noticia, por sí sola no incrementará la cifra de donantes si no se implementan técnicamente los hospitales y clínicas para la captación y mantenimiento de órganos.De acuerdo con el gerente general de la corporación, Ernesto Palm, si no hay personal capacitado para extraer los órganos y condiciones para conservarlos, de nada servirá la norma."La ley por sí sola contribuye a que haya más claridad, pero si no se implementa toda la parte médica en los distintos centros de salud y que la obtención de órganos sea una actividad más, no aumentarán las donaciones", precisa Palm a la AFP.Según Palm, existen unos 1.800 chilenos esperando un transplante, y se realizan unos 300 transplantes al año en el país, teniendo en cuenta que de un donante se pueden extraer varios órganos."(Esta ley) no es una solución de un día para otro sino un complemento. No queremos crear falsas expectativas pero sí es un paso muy importante, ha sido una discusión muy seria", advierte el ministro Erazo.A pesar de las medidas, algunos especialistas consideran que la opinión de la familia es determinante al momento de la donación, pues ésta puede negarse a la entrega de los órganos."Pese a que la ley dice que todos somos donantes, uno como médico no puede ir en contra de la voluntad de la familia. Si ellos niegan la donación, esos órganos no se van a poder utilizar", dijo el médico de la Clínica de la Universidad Católica, Nicolás Jarufe.Para el caso de los parientes que niegan los órganos, los especialistas recomiendan campañas de sensibilización.

Más noticias

0 Comentarios