Chile se apresta a su primer giro a la derecha tras el fin de la dictadura

Chile podría girar a la derecha por primera vez desde la dictadura de Augusto Pinochet en las elecciones de este domingo, a las que el millonario empresario Sebastián Piñera llega con amplia ventaja frente a una coalición de centro izquierda dividida y desgastada tras 20 años en el poder.

Chile podría girar a la derecha por primera vez desde la dictadura de Augusto Pinochet en las elecciones de este domingo, a las que el millonario empresario Sebastián Piñera llega con amplia ventaja frente a una coalición de centro izquierda dividida y desgastada tras 20 años en el poder.Piñera, de 60 años, con una fortuna de unos 1.200 millones de dólares e inversiones en la televisión, la banca, la aviación y el fútbol, es quien llega en mejor posición para convertirse en el sucesor de la carismática Michelle Bachelet, constitucionalmente impedida de presentarse a la reelección.Enfrente, el ex presidente Eduardo Frei (1994-2000) representa a la Concertación, la coalición de cuatro partidos de centro-izquierda que ha ganado todas las elecciones desde 1990 y cuyos líderes fueron decisivos para poner fin a la dictadura.Frei, un tecnócrata de 67 años, ha lidiado con el desgaste de la coalición, con su propia falta de carisma (él mismo se define como una persona aburrida), además del fantasma de la actual presidenta, que llega al final de su gobierno con una popularidad que oscila entre 75 y 80%.Además por primera vez la Concertación llega dividida a las elecciones ante la disidencia del diputado Marco Enríquez Ominami (MEO), un carismático diputado, hijo de un dirigente de izquierda asesinado por el régimen de Pinochet.MEO llegó con un mensaje fresco que hizo pensar que superaría al propio Frei aunque en las últimas semanas se ha estancado.Según el último sondeo, Piñera lograría el domingo 44% contra 31% de Frei, 17% de Enríquez y 7% del dirigente comunista Jorge Arrate.Así Piñera y Frei irían a una segunda vuelta, y aunque las encuestas revelan una clara ventaja para el derechista por 49 a 32%, no significa que todo esté dicho."Esta es la primera vez que la Concertación enfrenta un escenario tan adverso, pero creo que en segunda vuelta vamos a ganar" con Frei, dice el senador oficialista José Antonio Gómez.La clave de este domingo es la diferencia que saque Piñera, dice a la AFP el politólogo Guillermo Holzmann."Si la distancia entre Piñera y Frei es menor a 8 puntos la opción de Piñera tiende a disminuir en la segunda vuelta; si la diferencia entre ambos es mayor a ocho puntos la opción de Piñera aumenta considerablemente", dice.El escenario más factible de segunda vuelta es entonces entre un empresario percibido como un tiburón en los negocios y un dirigente histórico."Incluso sus más fervientes partidarios saben que no es una inocente paloma pero lo apoyan porque sus evidentes fortalezas también están a la vista y son las que, según ellos, serían imprescindibles para conducir al país", dice sobre Piñera el analista Cristóbal Bellolio."Hay momentos en los cuales parece que la ciudadanía se inclina por buenas personas y otros en los cuales opta por buenos administradores", agrega.Frei, quien ganó la elección en 1994 en primera vuelta, parece tener muchos problemas, dicen los analistas."Si ya se estaba evidenciando imposible traspasar la popularidad de la presidenta a Frei, tampoco es tan obvio tomar una calculadora y sumarle a Frei los votos de MEO", dice Bellolio.Mauricio Morales, experto electoral, recuerda que Frei fue un candidato casi por descarte pues antes de él no quisieron aceptar ni el ex presidente Ricardo Lagos ni el actual secretario de la OEA, José Miguel Insulza."En un momento en que nadie quería ser candidato, Frei fue el único que se mostró dispuesto a asumir el desafío presidencial, con la derrota en el horizonte", dice a la AFP.La Coalición parece haber llegado un punto de quiebre."La principal virtud de la coalición es el hecho de haber producido un tránsito exitoso hacia la democracia", dijo Morales.Pero la percepción es que la transición ya se hizo -más aún con la muerte de Pinochet hace tres años- y que el país ya está preparado para recibir un gobierno de derecha sin miedo a que regresen los autoritarismos.

Más noticias

0 Comentarios