Chávez pierde popularidad pero gobierna sin rivales de peso en Venezuela

La altísima popularidad del presidente venezolano Hugo Chávez retrocedió en los últimos meses, debido entre otros a la crisis económica y a medidas consideradas radicales, pero según las encuestas sigue sin existir un líder que le haga sombra después de 10 años en el poder.

La altísima popularidad del presidente venezolano Hugo Chávez retrocedió en los últimos meses, debido entre otros a la crisis económica y a medidas consideradas radicales, pero según las encuestas sigue sin existir un líder que le haga sombra después de 10 años en el poder."La disminución del respaldo de Chávez tiene que ver con la radicalización del proceso, con el agravamiento de los problemas, la percepción de ineficiencia en el gobierno y la reducción de los precios del petróleo", según Oscar Schemel, responsable de la consultora Hinterlaces.La última encuesta de esta organización muestra que si las elecciones presidenciales se celebraran esta semana, un 49% de los venezolanos no sabría por quién votar, un 35% votaría por Chávez y un 16% por otros candidatos.Además, un 55% de los encuestados tiene poca o ninguna confianza en el mandatario, frente a un 37% que confía en él; un 50% califica su gestión negativamente y un 44% de forma positiva y un 61% cree que Chávez debería dejar el poder en 2012, cuando termina su segundo mandato.Según esta firma, la popularidad del jefe de Estado cayó un 10% desde febrero. Para Luis Vicente León, de la encuestadora Datanálisis, la aceptación de Chávez era de 57% en julio, de 52% en septiembre y ha seguido bajando, según cifras todavía no publicadas."Esto no significa que Chavez está debilitado. No es algo atípico, no es irreversible. Es como una persona de 120 kg que pierde 20. Eso no significa que esté flaco", afirmó León.Para el analista Carlos Romero, la popularidad de Chávez retrocedió por un "cansancio" o por un rechazo a su ideario socialista."Pero Chávez tiene todo lo que necesita para seguir cómodamente en el poder: el apoyo de las fuerzas armadas y del pueblo, el dinero y una omisión internacional", sobre sus políticas más criticables, afirmó.Según León, la causa principal de este descenso de la popularidad es la contracción económica que afecta negativamente a la "vida diaria" de la población."Algunos en Venezuela se preguntan cuánto más retrocederá Chavez. Yo me pregunto cuánto más gastará: Ahora, el precio del petróleo se recupera, sus programas sociales son relanzados y aumentan los créditos para financiar gastos públicos", opinó León.En 2010 se celebrarán en Venezuela elecciones legislativas, comicios para los consejos municipales y además se renovará la alcaldía de Maracaibo, segunda ciudad más importante del país y bastión de la oposición.Para muchos, Chávez ya ha comenzado la campaña, una situación en la que siempre su popularidad ha aumentado."Hay un respaldo importante al presidente y el resto de la población espera, permeable, otra opción. El problema es que no la hay. La oposición carece de identidad, ideológicamente no se presenta como alternativa y está dividida", enumera Schemel."Aunque Chávez pierda puntos, nadie los recupera. Aumenta el 'no sé', la apatía", corrobora León.En este momento, los líderes de oposición no superan, unidos, un 15% de la popularidad, según estas encuestadoras. No obstante, si hubiera una elección presidencial en un mes, uno de estos candidatos daría un salto adelante y recogería los votos de los detractores del mandatario.Pero para los expertos se trataría de un voto de castigo al presidente y no de una verdadera adhesión a este político."En Venezuela se vota por o contra Chávez. El líder de la oposición sigue siendo el presidente", zanjó León.Para los encuestadores, el éxito de Chávez se debe a su conexión con los sectores populares gracias a su propuesta de inclusión social y al protagonismo que otorga a los más pobres.Paralelamente y según Datanálisis, la oposición venezolana no va más allá de "su mercado natural", de un electorado ya convencido, y no crea mensajes nuevos que lleguen a los que hasta ahora votaron por el presidente.Para Schemel, la falta de alternativa fortalece la idea de que el presidente "es imprescindible"."Una parte de la población se sigue identificando con Chávez. No hay un 'santo nuevo' que cree una conexión emocional con la masa, que es esencial", concluyó León.

Más noticias

0 Comentarios