Un 2010 Con Chávez En Silencio Y Un Mundo Lleno De Paz

Por todos lados pude escuchar tanto en Colombia como aquí en los Estados Unidos opiniones, mensajes, quejas sobre lo que fue el año 2009, y en realidad esos comentarios son normales pues el año se realiza y sucede según nuestra forma de vivir, actuar, pensar y como la vida lo trate a uno.

Por todos lados pude escuchar tanto en Colombia como aquí en los Estados Unidos opiniones, mensajes, quejas sobre lo que fue el año 2009, y en realidad esos comentarios son normales pues el año se realiza y sucede según nuestra forma de vivir, actuar, pensar y como la vida lo trate a uno.

Un año puede ser peor cuando le ayudamos a que sea peor por nuestras actitudes pesimistas, nuestro estrés, el desgano o negativismo que le inyectamos a nuestros problemas. Un año puede ser positivo y mucho mejor cuando a los problemas le demos una dosis de positivismo, le trabajamos con optimismo, calma, prudencia a las situaciones difíciles.

Si en Estados Unidos y en el mundo la economía mejora y todos nos dedicamos a trabajar en equipo y en compartir con los más necesitados una vasta mayoría tendrá este año un año de progreso, de solidaridad y de bienestar social. Si en Latinoamérica el presidente Hugo Chávez de Venezuela deja de hablar tanto, de dividir a Latinoamérica con sus discursos de cotorra y terropajarraco agresivo Latino America podrá comunicarse y escucharse mejor para tener mejor soluciones y desarrollo de pueblos hermanos.

Me uno a los deseos de tener un Chávez con un liderazgo positivo no agresivo y cargado de programas sociales que beneficia a los más pobres. No hay que gastar en armamento sino en pan para las poblaciones más vulnerables del planeta. Que en el 2010 los gobiernos del mundo entero tomen más conciencia sobre el calentamiento global, haya campañas masivas sobre el cuidado del medio ambiente etc.

Que este sea un año de acercarnos más a Dios, a la religión y que tengamos a Dios como el verdadero guía y amigo y oremos más en familia. En el 2010 filtremos las malas noticias y alejémonos de los quejumbrosos y malhumorados, enriqueasamonos el alma con lecturas de ánimo y motivación, escucha música relajante y medita a diario unos 10 minutos en honor al 2010. Haz memoria de tus logros y disfruta el presente cada minuto vale oro no desperdicies el tiempo en peleas y en disgustos. Aprende de tus errores y acepta a los demás como son. Unete a un grupo de caridad o a un movimiento a favor de la reforma migratoria. ¡Feliz 2010!

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo.

Más noticias

0 Comentarios