Raúl Castro y Chávez lideran Cumbre del ALBA marcada por crisis en Honduras

Los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Raúl Castro, de Cuba, encabezan este domingo en La Habana la Cumbre del ALBA, la alianza de gobiernos que se definen como antiimperialistas, que abrió con una arremetida al gobierno de Barack Obama por la crisis de Honduras y la "expansión militar" en América Latina.

Los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Raúl Castro, de Cuba, encabezan este domingo en La Habana la Cumbre del ALBA, la alianza de gobiernos que se definen como antiimperialistas, que abrió con una arremetida al gobierno de Barack Obama por la crisis de Honduras y la "expansión militar" en América Latina.Al inaugurar la cita, que festeja el quinto aniversario de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), Raúl Castro denunció una "ofensiva hegemónica" de Estados Unidos y llamó a la unión del bloque de nueve países para resistirla, enfrentar la crisis económica y el problema del cambio climático."Los tiempos que vivimos reflejan que en América Latina y el Caribe se agudiza el enfrentamiento entre dos fuerzas históricas", dijo el gobernante cubano al referirse al "imperio" norteamericano y a las que calificó como fuerzas "revolucionarias y progresistas" de la región.Raúl Castro, quien gobierna desde que enfermó Fidel Castro en julio de 2006, aseguró que su hermano -quien convalece en su residencia- sigue "atento" la reunión y lamentó la ausencia de Manuel Zelaya, el presidente hondureño derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio y refugiado en la embajada de Brasil en Honduras."Al pueblo de esa nación centroamericana se la ha privado de sus derechos constitucionales y se le ha impuesto, con apoyo de la administración norteamericana, un gobierno usurpador y golpista que han tratado de legitimar con una farsa electoral", opinó Castro.A la reunión, donde participan también los presidentes Evo Morales, de Bolivia, y Daniel Ortega, de Nicaragua, asiste en lugar de Zelaya su canciller depuesta Patricia Rodas, el canciller de Ecuador, Fander Falconí, y representantes de Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y las Granadinas.La Cumbre tiene previsto emitir una declaración en la que, además de reiterar que no reconocen las elecciones hondureñas ganadas por Porfirio Lobo el 29 de noviembre, los líderes expresarán su rechazo al acuerdo que permite a Estados Unidos usar siete bases militares en Colombia."El establecimiento de bases militares en la región es una expresión de la ofensiva hegemónica que despliega el Gobierno norteamericano y constituye un acto de agresión contra toda América Latina y el Caribe", advirtió Raúl Castro, en nombre del bloque.Autodefinido "antiimperialista", el ALBA considera que el acuerdo de las bases es una amenaza directa contra tres de sus miembros, Venezuela, Bolivia y Ecuador, aunque Bogotá y Washington argumentan que se ceñirá a la lucha contra el terrorismo y narcotráfico.En la cita de dos días en La Habana, los mandatarios también tienen previsto fijar la postura del bloque para la Conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático en Copenhague."Los países del ALBA debemos defender una posición firme sobre este asunto decisivo para el futuro de la especie humana", instó Raúl Castro, al señalar que analizarán el "fracaso de las negociaciones" en Copenhague.En el plano económico y social, Castro llamó a la integración para encarar la crisis económica internacional, al ponderar logros de la alianza como la pregonada erradicación del analfabetismo en Venezuela, Bolivia y Nicaragua, y el programa por el que fueron operados de la vista más de un millón de personas."Estamos obligados a plantearnos metas y objetivos audaces, partiendo de una concepción realista de las circunstancias, obstáculos y peligros que nos plantean la actual coyuntura internacional. Unidos estaremos en mejores condiciones de enfrentar la crisis", manifestó.La Cumbre acordará proyectos en energía, educación, salud, tecnología, ciencia y otras áreas, empresas regionales, y la adopción del Sucre, moneda que creó el ALBA para el comercio entre sus miembros y liberarse de la "dictadura del dólar", según Chávez.Creada por Chávez y Fidel Castro el 14 de diciembre de 2004, el ALBA, que abarca a una población de 75,3 millones, busca su integración en contraposición a Estados Unidos, sustentada en el petróleo venezolano y las misiones de médicos y maestros cubanos, pero su peso económico es modesto, pues el PIB conjunto es de unos 540.000 millones, 380.000 de ellos de Venezuela.

Más noticias

0 Comentarios