Caso de espionaje eleva tensión en la relación entre Perú y Chile

Un caso en que Perú acusa a Chile de espionaje genera un fuerte punto de tensión entre los dos países, donde Lima manifiesta su indignación por una práctica que considera ofensiva mientras Santiago niega la acusación y considera que su contraparte estaría haciendo un uso político de la misma.

Un caso en que Perú acusa a Chile de espionaje genera un fuerte punto de tensión entre los dos países, donde Lima manifiesta su indignación por una práctica que considera ofensiva mientras Santiago niega la acusación y considera que su contraparte estaría haciendo un uso político de la misma.Tras conocerse el jueves la detención de un oficial de la Fuerza Aérea Peruana (FAP), acusado de espiar para Chile, el gobierno de Lima reaccionó expresando su fuerte molestia el viernes.Chile negó tajantemente el espionaje, pidió prudencia a Perú y deslizó sospechas de que ese país escogió el momento para hacer pública la denuncia, ya que medios de prensa expresaron que la captura del militar peruano se dio el 30 de octubre y tan sólo se conoció dos semanas después.El canciller chileno, Mariano Fernández, dijo desde Singapur -donde tanto su país como Perú participan en El Foro Económico Asia-Pacífico (APEC)- que no le parecía coincidencia que el caso se produjera en víspera de dicha cumbre."A veces demasiadas coincidencias no nos permiten ver las cosas como hechos casuales", dijo el canciller Fernández este domingo.Consultado sobre si Perú hacía un uso político del episodio, Fernández señaló que "espero que no sea así, porque es desproporcionado suponer que uno va a utilizar APEC para detonar una situación que es menor".Fernández confirmó además que los presidentes Michelle Bachelet y Alan García sostuvieron una conversación casual al margen de APEC el sábado, aunque no comentó su contenido."Puedo confirmar que la presidenta conversó con el presidente Alan García pero no estoy en condiciones de confirmar los dichos de la presidenta", señaló Fernández.En Santiago, medios de prensa, que acompañan a la delegación chilena en Singapur, señalaron que Bachelet le habría reprochado a García "usar foros internacionales para crear polémica" y que ésta no era primera vez que Lima actuaba de esa forma.El influyente diario chileno El Mercurio recuerda que previo al último encuentro de mandatarios de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en Bariloche, el presidente García denunció "una pacto bajo la mesa" entre Chile y Bolivia por el tema marítimo, donde Perú también es parte interesada.En Perú el presidente García se declaró "indignado" por el caso, según reveló el canciller José García Belaúnde, quien en una entrevista al diario El Comercio de Lima publicada este domingo, reconoció que las relaciones con Chile atraviesan por "momentos delicado"."Un país que espía a otro comete un acto gravemente ofensivo", dijo el canciller.Fue en víspera de la reunión de APEC y pocas horas después de que se conociera el interés de Chile por armas por 665 millones de dólares a Estados Unidos, que medios de prensa peruanos informaron de la detención del suboficial de la Fuerza Aérea de ese país Víctor Ariza, acusado de espiar para Santiago.Al día siguiente un juez en Lima dictó orden de captura contra Ariza, que extendió a otro militar peruano y contra dos ciudadanos chilenos, presuntamente militares.Tras la denuncia, García suspendió un encuentro que tenía previsto con Bachelet en Singapur, adelantó en 24 horas su regreso a Lima y convocó a consultas a su embajador en Santiago, Carlos Pareja.Se espera que ese lunes el gobierno de Lima presente su posición frente a Chile en este episodio.El caso de espionaje se conoce en momentos que Chile y Perú mantienen un litigio por sus límites marítimos en la Corte de Justicia de La Haya, que ha tensado los últimos años las relaciones entre ambos países.Además del diplomático, temas comerciales, militares, políticos y aún culturales generan roces permanentes de dos países que se enfrentaron en la Guerra del Pacífico en el siglo XIX.

Más noticias

0 Comentarios