Camboya: fiscal pide contra crímenes de Douch "sólo larga pena de prisión"

Sólo una"larga pena de prisión" puede sancionar los crímenes cometidos por Douch, el jefe de la prisión de Tuol Sleng de Phnom Penh bajo el régimen de los jemeres rojos, afirmó el martes en su requisitoria uno de los dos fiscales del tribunal internacional que lo juzga.

Sólo una"larga pena de prisión" puede sancionar los crímenes cometidos por Douch, el jefe de la prisión de Tuol Sleng de Phnom Penh bajo el régimen de los jemeres rojos, afirmó el martes en su requisitoria uno de los dos fiscales del tribunal internacional que lo juzga."Si estuviesen vivas, las víctimas llenarían la galería pública del tribunal más de 24 veces", dijo Chea Leang al comienzo de una requisitoria que durará cinco horas."Sólo una larga pena de prisión debe ser pronunciada en su contra", agregó la fiscal, que definió a Douch como "la eficacia sin piedad personificada".Douch, de 67 años y cuyo verdadero nombre es Kaing Guek Eav, es juzgado por crímenes de guerra y contra la humanidad por su papel como director de la prisión conocida con el nombre de S-21 en la que unas 15.000 personas fueron torturadas antes de ser ejecutadas entre 1975 y 1979.De los cinco responsables del régimen de los jemeres rojos actualmente detenidos, Douch es el primero en estar siendo juzgado y es el único que colabora con la justicia.Sostiene que sólo actuó por miedo a que el régimen lo matara y niega el papel político que la acusación le da dentro dentro del régimen marxista totalitario de Pol Pot.Chea Leang describió minuciosamente las atrocidades cometidas contra los prisioneros del S-21, como "las tomas forzadas de sangre hasta que morían", "las operaciones en sujetos vivos" y el "obligarles a comer sus propios excrementos"."Un individuo no sólo era ejecutado sino completamente destruido, borrado de la faz de la tierra", agregó.Las requisitorias de la defensa están previstas a partir del miércoles, así como una intervención personal de Douch. Su defensa afirma que su confesión es sincera y pretende que no le sea aplicada la cadena perpetua.El tribunal dará a conocer su veredicto en el primer trimestre de 2010.Entre 1975 y 1979, unos dos millones de camboyanos, es decir, un cuarto de la población del país de aquella época, murieron bajo tortura, agotamiento o malnutrición bajo el régimen de los jemeres rojos, antes de que éste fuese derrocado por la invasión vietnamita.

Más noticias

0 Comentarios