Cambio climático y falta de redes amenazan el agua en Perú

El agua es uno de los principales retos sociales de las autoridades peruanas, que hacen frente a una mala distribución y falta de redes al mismo tiempo que a los efectos del calentamiento global que redujo en un 22% los glaciares de los Andes, una de las fuentes hídricas del país.

El agua es uno de los principales retos sociales de las autoridades peruanas, que hacen frente a una mala distribución y falta de redes al mismo tiempo que a los efectos del calentamiento global que redujo en un 22% los glaciares de los Andes, una de las fuentes hídricas del país.El gobierno de Alan García introdujo como plan de acción el tema hídrico ante la presión de un naciente e inédito movimiento social: 'Peruanos sin Agua'.Desde 2006, cuando García llegó al poder, se lanzó el programa social 'Agua para Todos', para llevar agua potable a los distritos carentes de ella.En Lima, unas 700.000 personas se han beneficiado de este programa, dijo a la AFP Abel Cruz, secretario general de 'Peruanos sin Agua'. Cruz se enorgullece de haber introducido en la agenda política de Perú el tema del agua como reivindicación social y reclama al gobierno hacer más porque juzga que se "avanza muy lento". Según Cruz, 2 millones de personas no contaban con agua a finales de 2006 en Lima, sobre un total de 8 millones de habitantes. "Hoy son 1,3 millones sin agua, es demasiado aún", acota.De los 26,8 millones de habitantes de Perú, una cuarta parte (6,8 millones) carece de agua potable, según cifras de la empresa estatal de Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Sedapal).La disponibilidad de agua de Perú por habitante es de 77,534 m3 al año, una de las más altas de la región, pero la concentración de la población se produce en la costa (70%), donde sólo existe un 1,8% de disponibilidad de agua proveniente de la llamada vertiente del Pacífico. La mayor cantidad de agua disponible de Perú (97,7%) se encuentra en la vertiente del Amazonas, donde vive el 26% de la población. El restante 0,5% de agua disponible proviene de la vertiente del lago Titicaca, que surte a un 4% de la población, según el ministerio del Ambiente.Esa situación crea una desproporción notable y alimenta un mercado informal (privados que llevan el líquido en camiones cisterna), que es muy oneroso respecto al costo formal del servicio de agua en zonas residenciales. "Los pobres pagan 15 nuevos soles (5 dólares) por m3 de agua mientras que los habitantes de barrios residenciales de Lima pagan 1,60 nuevos soles (0,53 centavos de dólar). Es un escándalo", según Cruz.En Lima, las reservas de agua representan 282 millones de m3, en una ciudad donde no llueve y cuya precipitación anual es de 9 mm, muy por debajo de Bogotá, Santiago y Sao Paulo, según Sedapal. Es el precio de haber levantado una ciudad sobre la arena: la capital peruana es la segunda ciudad más poblada del mundo, tras El Cairo, en haber sido construida en el desierto.

Más noticias

0 Comentarios