Cambio climático: Barcelona acoge última cita antes de cumbre de Copenhague

Unos 180 países se reunirán a partir del lunes en Barcelona (noreste de España) para mantener los últimos cinco días de conversaciones organizados por la ONU antes de la conferencia de Copenhague de diciembre para luchar contra el calentamiento del planeta.

Unos 180 países se reunirán a partir del lunes en Barcelona (noreste de España) para mantener los últimos cinco días de conversaciones organizados por la ONU antes de la conferencia de Copenhague de diciembre para luchar contra el calentamiento del planeta.Los dos años de negociaciones puestos en marcha por el llamado Plan de Acción de Bali han fracasado hasta ahora en su intento de coordinar a los países pobres y ricos contra la contaminación de los gases de efecto invernadero y hacer que hagan frente a su potencialmente devastador impacto.Así, en vísperas de la cita de Copenhague, esa esperanza antaño alta de lograr un acuerdo vinculante legalmente para finales de año, parece irse desvaneciendo."Es físicamente imposible finalizar todos los detalles de un tratado en Copenhague", declaró esta semana Yvo de Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC, según sus siglas en inglés).Los diplomáticos, sin embargo, parecen haber tejido sus cuerdas para lograr un acuerdo político, "probablemente la última noche" de la conferencia en la capital danesa, del 7 al 18 de diciembre, según un negociador europeo que no quiso ser identificado.Para De Boer, un acuerdo válido en Copenhague debe basarse en cuatro sólidos pilares.Así, los países desarrollados deberán comprometerse a llevar a cabo grandes recortes en sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en los próximos 40 años si quieren mantener los gases de efecto invernadero en niveles aceptables para el medio ambiente y la salud humana.Por su parte, los grandes países emergentes, especialmente China e India, deberán acceder a recortar drásticamente las emisiones de gases que conllevan sus altos niveles de crecimiento económico.Sin embargo, tanto países desarrollados como emergentes esperan que sean los otros los que den el primer paso y hasta ahora se han mostrado reticentes a cifrar las correspondientes reducciones que se espera de ellos.El tercer pilar es financiero: cuánto dinero pagarán las naciones ricas -culpables históricamente de la emisión de gases- a las pobres para que se sumen a la lucha contra el cambio climático."El dinero es la clave para un acuerdo en Copenhague. Es el que alienta el compromiso y produce acción", declaró por teléfono a la prensa De Boer.Según la UNFCCC, combatir el cambio climático supondrá un gasto para los países emergentes de miles de millones de dólares durante la próxima década, que deberá ser financiado en parte por los países desarrollados.La Comisión Europea estima que las naciones en vías de desarrollo necesitarán 100.000 millones de euros anuales entre 2013 y 2020 y entre 5.000 y 7.000 millones anuales antes de esas fechas.Hasta ahora, la Unión Europea ha prometido unilateralmente recortar sus emisiones de CO2 en un 20% antes de 2020 y en un 30% si hacen lo mismo los otros países industrializados.Pero la incapacidad del bloque de poner sobre la mesa cifras monetarias concretas para los países emergentes amenaza "el liderazgo moral" de los 27, según el diplomático europeo antes citado.Las conversaciones de Barcelona de la próxima semana no darán solución a estos grandes problemas sino que se focalizarán en un intento de delinear ese posible acuerdo en Copenhague que, por el momento, se limita a ser un documento de 200 páginas llenas de posiciones contradictorias, señaló De Boer.Por el contrario, las soluciones para las grandes divergencias puede ser que se encuentren en la serie de reuniones informales previstas en las próximas cinco semanas.Por el momento, los líderes europeos fracasaron el viernes en dar una respuesta común sobre cuánto ofrecerá el bloque en la cita de Copenhague.Otra oportunidad en este sentido se presentará los días 6 y 7 de noviembre, en la cumbre de los ministros de Finanzas del G20 en la localidad escocesa de St. Andrews.Asimismo, el 17 de noviembre está prevista en Pekín una cumbre chino-estadounidense, los dos países más contaminantes del mundo cuyas emisiones de CO2 suman juntas el 40% del total planetario.

Más noticias

0 Comentarios