Cambiar para que todo siga igual

El Ratas quiere que su padre se sienta orgulloso de él. Saberse hijo de don Epifanio fue un llamado para el cambio: “Ya no voy a ser el Ratas. De hoy en adelante voy a ser Ramiro Vargas”. Pero para lograrlo, no abandona sus planes criminales. Ha contratado a un sicario para asesinar al candidato presidencial Antonio de las Casas. ¿Crees que así se ganará el respeto de su padre?

Los acontecimientos se suceden con rapidez en Marbella. Dos personajes dijeron adiós poniendo en peligro el éxito de la operación policial contra Teresa: Lupe (Verónica), tras un accidente en un coche conducido por Patty (que sobrevive milagrosamente al suceso), y Nino, asesinado a manos de Aljarafe cuando el excomisario y ahora hombre de la mafia rusatrataba de atraparlo por traidor.

Pero la acción también continúa al otro lado del Atlántico donde la campaña política que dirige con éxito Epifanio Vargas está a punto de sufrir un duro golpe.

El Ratas está decidido a ganarse el respeto de don Epifanio hacia su único hijo varón y para lograr que el carismático político, y mafioso,pronuncie con orgullo la palabra “hijo” en su presencia ha tramado un nuevo plan criminal.

Ramiro ha contratado a un sicario para asesinar al candidato presidencial Antonio de las Casas durante su visita a Culiacán. Cree que así dejará libre de obstáculos a su padre el camino hacia la presidencia de México, una locura que tiempo atrás condenó el mismo Epifanio.

“No le puedes permitir a Ramiro cumplir esta locura. Si tienes que usar esto, pues tienes mi consentimiento”, le había dejado encargado Epifanio a Batman haciendo referencia al uso de la pistola si fuera necesario.

¿Crees que el Ratas se saldrá con la suya? ¿O logrará Batman impedir a tiempo la nueva locura de Ramiro?

Más noticias

0 Comentarios