Calderón llegó a la Casa Blanca y los mexicanos también

El Presidente de México se reúne con Obama, mientras que un grupo de inmigrantes protesta afuera de la sede presidencial.

El Presidente mexicano Felipe Calderón llegó a la Casa Blanca y con él sus compatriotas del área metropolitana. Mexicanos de la región se plantaron frente a la sede presidencial, mientras que Calderón se reunía en su interior con el Presidente Barack Obama para pedirle al mandatario que intervenga por los mexicanos que viven en este país. Pero los manifestantes mostraron poca fe.“Se han olvidado de los temas neurálgicos del tema migratorio, por lo tanto se pasaron al tema político y al tema criminal y narcotráfico”, dijo Roberto Villarroel de Mexicanos Sin fronteras.

Pero inmigración sí fue uno de los temas que abordaron los presidentes aunque por ahora solo parecieron hacerse promesas.“El Presidente Obama ha reconocido invariablemente las contribuciones de los inmigrantes a la economía y a la sociedad estadounidense. Reconozco y valoro ampliamente su apoyo claro a una reforma inmigratoria integral”, aseguró Calderón.

Por su parte Obama reafirmo su posición, pero también condenó las actividades ilícitas que se llevan a cabo en el país.

“Yo continúo profundamente comprometido a arreglar nuestro dañado sistema de inmigración con una reforma integral que asegure nuestras fronteras, haga cumplir nuestras leyes, inclusive de parte de esos negocios que en contra de la ley contratan trabajadores indocumentados”.

El Presidente mexicano aprovechó para denunciar la reciente ola anti-inmigrante, y expresó “preocupación por la proliferación de iniciativas locales contrarias a los intereses o a los derechos de las comunidades inmigrantes”.

En la reunión, que sucedió en un momento delicado entre los países, se discutieron además temas como la seguridad fronteriza, el narcotráfico, y el crimen organizado.

Según los expertos, pese a la imagen de que existe un dialogo fluido entre los dos mandatarios, es visible que la relación entre los dos países ha sufrido más de un tropiezo; diferencias, que para arreglarse, podrían necesitar más de una visita de estado.

Más noticias

0 Comentarios