COI decide no reatribuir el oro de Jones en 100 m femeninos de Sydney-2000

El Comité Olímpico Internacional (COI) decidió el miércoles no readjudicar la medalla de oro de los 100 metros femeninos de los Juegos Olímpicos de Sydney-2000, después de que Marion Jones fuera desposeída de sus metales al confesar haber recurrido al dopaje.

El Comité Olímpico Internacional (COI) decidió el miércoles no readjudicar la medalla de oro de los 100 metros femeninos de los Juegos Olímpicos de Sydney-2000, después de que Marion Jones fuera desposeída de sus metales al confesar haber recurrido al dopaje.La velocista griega Katerina Thanou, que acabó segunda en la carrera australiana, aspiraba a recibir la presea dorada, a pesar de que su figura es también controvertida por haber faltado a varios controles antidopaje.Finalmente, el organismo olímpico decidió dejar desierto el oro y otorgar dos platas, lo que permitió a la tercera clasificada, la jamaicana Tanya Lawrence, conseguir el segundo metal en importancia, explicó un portavoz del COI, Mark Adams, tras una reunión del organismo en Lausana.Merlene Ottey, compatriota de Lawrence, será bronce, al haber acabado cuarta en aquella final.Adams explicó que no es obligatorio asignar una medalla de oro y que se había decidido no hacerlo. "En este caso, no ocurrirá", aseveró.Sobre Thanou, el portavoz explicó que su figura está manchada "por ella misma", desde que no se presentó a varios controles antidopaje en 2004. "Por su conducta, no merece ser honrada con este reconocimiento", subrayó.El oro de la estadounidense en los 200 metros fue para la bahameña Pauline Davis-Thompson, mientras que la srilankesa Susanthika Jayasinghe fue segunda y la jamaicana Beverly McDonald subió al podio, con el bronce.El bronce de la californiana en salto de longitud fue para la rusa Tayana Kotova, mientras que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) ha de pronunciarse sobre el oro de relevos 4x400 metros y el bronce de 4x100 metros, en ambos casos con Jones en sus filas.La polémica atleta fue despojada de todas las medallas que ganó hace nueve años tras admitir en 2007 que se dopó e incluso pasó por prisión al haber mentido a investigadores federales de su país.La atribución del oro del hectómetro femenino de Sydney ha estado en los últimos años en el centro de la polémica por la resistencia a dárselo a Thanou, sospechosa de doparse después de su polémica actuación de 2004.La velocista europea tiene pendiente un juicio por haber mentido a la policía de su país para evitar un análisis antidopaje en el marco de los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, aunque no se han encontrado pruebas concluyentes contra ella.Thanou y su compatriota Kostas Kenteris, también velocista, evitaron un control antidopaje en la víspera de los Juegos de Atenas, alegando que tuvieron un accidente de moto cuando se dirigían a la Villa Olímpica de la capital griega.Aquella ocasión fue la tercera vez en la que ambos no se prestaban a realizar el análisis, lo que les llevó a una suspensión de toda competición de dos años de duración.

Más noticias

0 Comentarios