Button y Brawn, triunfadores en un año para olvidar en la Fórmula 1

La Fórmula 1 vivió en 2009 una temporada trepidante fuera de lo deportivo, que se recordará más porque estuvo a punto de desaparecer, por el escándalo Renault o por el accidente de Felipe Massa, que por la victoria de Jenson Button y Brawn GP, campeona en su primer año de vida.

La Fórmula 1 vivió en 2009 una temporada trepidante fuera de lo deportivo, que se recordará más porque estuvo a punto de desaparecer, por el escándalo Renault o por el accidente de Felipe Massa, que por la victoria de Jenson Button y Brawn GP, campeona en su primer año de vida.La escudería surgió de las cenizas de Honda, comprada por su ex director técnico Ross Brawn, e impuso su ley ganando seis de las siete primeras carreras de la temporada para dejar casi sentenciados los títulos de pilotos y constructores. Fue sin duda la gran triunfadora de un año dantesco.En la increíble temporada del inglés de 29 años y de su compañero, el veterano brasileño Rubens Barrichello, tuvo mucho que ver que contara con el mejor coche, aventajado como Toyota y Williams por los difusores aerodinámicos, de los que no disponían pesos pesados como Ferrari o McLaren-Mercedes.Nada más nacer, Brawn GP supo tomar la medida a la nueva reglamentación para revolucionar totalmente la jerarquía del 'paddock', donde todos sus rivales veían impotentes cómo en cada carrera salía disparado como una bala Button, eterna promesa inglesa que en una década no había cumplido las expectativas.Pero la indignación de las grandes escuderías alcanzó su cota máxima cuando la Federación Internacional del Automóvil (FIA) anunció que impondría un presupuesto máximo a los equipos, salvo que estuvieran dispuestos a no contar con ciertas ventajas tecnológicas, lo que supondría dar por perdido el Mundial.Las escuderías se sublevaron, encabezadas por Ferrari: ocho de las diez amenazaron con abandonar la Fórmula 1 y crear un campeonato alternativo. La FIA se vio a obligada a dar marcha atrás, poniendo fin a mitad de temporada a un culebrón paralelo al campeonato en el que Button iba abriendo brecha.Entonces se produjo el momento más dramático del año: el 25 de julio en las clasificatorias para el Gran Premio de Hungría, el brasileño de Ferrari Felipe Massa salvó la vida por muy poco en un espectacular accidente. Operado de una fractura craneal tras salir del coma, hoy parece estar recuperado por completo.No tardaría en surgir el escándalo del año. Otro piloto brasileño, Nelsinho Piquet, reveló poco después de ser despedido en agosto por Renault que en el Gran Premio de Singapur de 2008 se había estrellado voluntariamente por orden de sus superiores para facilitar la victoria de su compañero, Fernando Alonso.La FIA investigó, exculpó por completo al español y terminó con la carrera del inimitable Flavio Briatore, todo un símbolo de la Fórmula 1, vetado de por vida de la disciplina reina del motor. También puso sobre aviso a Renault, que será expulsada si reincide en los dos próximos años.Una vez terminada la difícil temporada con el triunfo anunciado de Button, pese a su mediocre segunda mitad de año, la glamourosa y espectacular Fórmula 1, hasta ahora sinónimo de dinero a raudales, no lograba escapar al influjo de la crisis económica mundial.Tras la retirada de Honda a finales de 2008, la FIA y las escuderías acordaron una serie de medidas para reducir costes radicalmente pero se pelearon con uñas y dientes cuando la federación intentó limitar los gastos de los equipos, varios de los cuales anunciaron su retirada al final del año.Primero fue BMW, alegando que la Fórmula 1 contradecía su nueva estrategia medioambiental. Luego le siguieron Toyota, aduciendo los mismos motivos, y el único suministrador de neumáticos, Bridgestone, que por ahora deja a los monoplazas sin gomas que calzar.La Fórmula 1 se salvó de la quema pero perdió mucho por el camino en un año que acabó con noticias esperanzadoras como el fichaje de Fernando Alonso por Ferrari, donde el bicampeón mundial podría revivir sus horas de gloria, o la rumoreada vuelta de su gran rival, el heptacampeón alemán Michael Schumacher.

Más noticias

0 Comentarios