Brasil fortalece su perfil de posible interlocutor para Medio Oriente

Brasil fortaleció en las dos últimas semanas su proyección como un nuevo interlocutor posible para las negociaciones de paz en Medio Oriente, con una secuencia de visitas oficiales que incluyeron líderes de Israel, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) e Irán.

Brasil fortaleció en las dos últimas semanas su proyección como un nuevo interlocutor posible para las negociaciones de paz en Medio Oriente, con una secuencia de visitas oficiales que incluyeron líderes de Israel, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) e Irán.El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se reunió con Shimon Peres el 11 de noviembre, se encontró con el presidente de la ANP Mahmud Abas el 20, y sostuvo una reunión de más de tres horas con el mandatario iraní Mahmud Ahmadinejad el lunes en Brasilia.A los tres, Lula les manifestó su convicción de que las negociaciones de paz en Medio Oriente, y en particular entre palestinos e israelíes, precisan de nuevos interlocutores, y que esos esfuerzos no deben excluir a ninguna de las partes.De los tres presidentes Lula escuchó la misma respuesta: Brasil puede hacer una contribución importante y sus esfuerzos serían recibidos con beneplácito.Abas fue el más explícito: "Nosotros agradecemos los esfuerzos de Brasil. Con relación a usted, presidente Lula, querríamos que tenga un papel, y usted está preparado para eso. Goza del respeto y la admiración internacional, y el mundo puede beneficiarse de eso", dijo.La maratón de reuniones representa la más reciente y más evidente avanzada de la diplomacia brasileña para situar al país como un protagonista de peso en la escena internacional, después de un año de esfuerzos en diversos niveles que van desde la búsqueda de soluciones a la crisis financiera mundial hasta las negociaciones sobre cambio climático.En la visión de Lula, la principal contribución que Brasil puede traer a la mesa de negociaciones es su capacidad de dialogar con todas las partes involucradas, partiendo del principio de que "para conseguir paz es necesario hablar también con quienes no la quieren".No obstante, es precisamente esa disposición brasileña de incluir a Irán y al grupo palestino Hamas en eventuales conversaciones que genera desconfianza entre los países tradicionalmente encargados de las tentativas de paz."La paz interesa a la humanidad, y lo que interesa a la humanidad no nos es ajeno. El proceso de paz se beneficiará de la contribución de otros países, además de los que tradicionalmente están involucrados" en los esfuerzos de negociación, dijo Lula, cuyo país aspira además a obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU si se diera una reforma de la entidad.Entre las credenciales brasileñas, diplomáticos consultados por AFP enumeran que el país no tiene un pasado colonizador, no tiene interés en el petróleo de Medio Oriente por poseer reservas propias, posee importantes comunidades de árabes, palestinos y judíos, y tiene firme vocación pacifista.Además, se permitió reconocer del derecho de Irán a un programa nuclear con fines pacíficos, con la autoridad de un país cuya Constitución prohíbe expresamente el desarrollo de un arma atómica.Como parte de esa avanzada diplomática brasileña, Lula ya adelantó que en marzo del próximo año visitará Israel, los territorios palestinos y Jordania, y que posiblemente en abril visitará Irán.El empeño brasileño es paralelo al intenso esfuerzo diplomático desplegado para mantener en la agenda internacional la reforma del sistema de la ONU.Una candidatura brasileña al Consejo de Seguridad ya recibió apoyos importantes y explícitos, incluyendo el de Francia, y también el de países como Irán.Para el especialista en Relaciones Internacionales David Fleischer, de la Universidad de Brasilia, el esfuerzo diplomático busca definir al país como un candidato confiable para el Consejo de Seguridad de la ONU."Existe un grupo, formado por Francia, Inglaterra, Rusia y Estados Unidos, que tradicionalmente tiene mucha influencia en las negociaciones en esa región (Medio Oriente). Francia parece dispuesta a permitir la incorporación de Brasil, pero resta ver cómo reaccionará el resto", dijo a la AFP.

Más noticias

0 Comentarios