Brasil: un niño deberá ser entregado a su padre estadounidense

La justicia brasileña dio de plazo hasta el jueves a las nueve de la mañana para que Sean, un niño de nueve años nacido en Estados Unidos, sea entregado a su padre estadounidense, David Goldman, en Río de Janeiro, poniendo fin a una larga batalla por la custodia del menor.

La justicia brasileña dio de plazo hasta el jueves a las nueve de la mañana para que Sean, un niño de nueve años nacido en Estados Unidos, sea entregado a su padre estadounidense, David Goldman, en Río de Janeiro, poniendo fin a una larga batalla por la custodia del menor.Los abogados de Goldman estudiaban este miércoles "cómo hacer efectiva la reunión" de padre e hijo, en cumplimiento de la decisión de la noche del martes del presidente del Tribunal Supremo brasileño, Gilmar Mendes, informó a la AFP un portavoz del consultado estadounidense.Mendes decidió que Sean, que vive con su padrastro y abuelos maternos en Río de Janeiro, debe ser entregado a su padre biológico en el consulado estadounidense de esa ciudad, en cumplimiento de la sentencia del tribunal federal local que dio un plazo de 48 horas para el cumplimiento de esa decisión.El Tribunal Federal de Río de Janeiro informó en la tarde de este miércoles de que el plazo de entrega del menor en el Consulado estadounidense termina el jueves a las nueve de la mañana (11H00 GMT)."¿Cuándo podremos Sean y yo ir a casa como padre e hijo?", había expresado Goldman a la cadena de televisión estadounidense NBC, mostrando cautela tras una disputa judicial que parecía no tener fin.El abogado de la familia brasileña, Sergio Tostes, anunció este miércoles a la prensa que no habrá apelación.Sean es hijo de Goldman y la empresaria brasileña Bruna Bianchi y nació en Estados Unidos en 2000. En 2004, su madre lo llevó Brasil, aparentemente para unas vacaciones, y desde allí comunicó a su marido en Nueva Jersey que quería el divorcio. Posteriormente, Bianchi volvió a casarse, pero falleció en 2008 al dar a luz a una hermana de Sean, por lo cual Goldman resolvió pedir la guardia, pero la familia brasileña inició una batalla legal por la custodia del menor.El caso ganó atención en la prensa y de las autoridades estadounidenses. La secretaria de Estado Hillary Clinton reclamó a Brasil y el Congreso pidió que acabara el "secuestro" de Sean.La abuela brasileña de Sean, Silvana Bianchi, apeló el martes en una carta al presidente Luiz Inacio Lula da Silva. Perder a Sean "en vísperas de Navidad es inhumano", dijo. "Quiero quedarme en Brasil para siempre", escribió Sean en una carta divulgada por la familia brasileña.

Más noticias

0 Comentarios