Brasil, el país de "Tristes Trópicos', valora el legado de Lévi-Strauss

El etnólogo Claude Lévi-Strauss dejó un legado que se mantiene vivo en Brasil, un país al que llegó en la década de 1930 como filósofo y sociólgo, y en el que el contacto con tribus indígenas definió su interés por la antropología y el estudio de las relaciones de parentesco.

El etnólogo Claude Lévi-Strauss dejó un legado que se mantiene vivo en Brasil, un país al que llegó en la década de 1930 como filósofo y sociólgo, y en el que el contacto con tribus indígenas definió su interés por la antropología y el estudio de las relaciones de parentesco."Brasil es la experiencia más importante de mi vida", dijo Lévi-Strauss en 2005, cuando rompió un larguísimo silencio en su contacto con la prensa para admitir que se encontraba "en deuda" con el país que visitó por primera vez en la década de 1930 y que cambió su vida para siempre.Lévi-Strauss, fallecido el viernes aunque la noticia sobre su muerte se conoció el martes, llegó a Brasil en 1935 y rápidamente comenzó a trabajar como profesor de Sociología en la Universidad de Sao Paulo, fundada un año antes, junto a otros profesores franceses, como Fernand Braudel.Sin embargo, la experiencia decisiva de su vida llegó cuando emprendió una serie de giras por las regiones centrales del país, por los estados de Mato Grosso, el norte de Paraná y Goiás, y tuvo contacto con grupos indígenas.Su primer viaje por el estado de Paraná no arrojó resultados importantes, pero en 1936 visitó a los indios Kadiveu, en la frontera de Brasil con Paraguay, y posteriormente a los Bororo en la región central del estado de Mato Grosso.En 1939 volvió a visitar a los Bororo y también tuvo contacto con los Tupi-Kaguahib, considerados ya desaparecidos. Cuando retornó a Francia en 1939 ya era considerado un antropólogo de primer nivel.Las observaciones recogidas entre los indios brasileños le permitieron elaborar una serie de clásicos de la literatura antropológica, como "Familia y Vida Social de los Indios Nambikwara" (1948) y, en 1955, el que posiblemente sea su libro más conocido, "Tristes Trópicos".Este último, uno de los libros fundamentales del Siglo XX, es una especie de diario de viaje de Lévi-Strauss y sus observaciones sobre los indios brasileños, con largos capítulos dedicados especialmente a los Guaicurus, Bororos, Nambikwaras y Tupi-Kawahib."Detesto los viajes y los exploradores", abre Lévi-Strauss en la primera página de Tristes Trópicos, y a continuación brinda al lector 40 capítulos de observaciones clásicas sobre los ritos, mitologías, estructuras de parentesco y las religiones de los pueblos indígenas que visitó en Brasil.Para el sociólogo y ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, Lévi-Strauss "fue uno de los mayores antropólogos de todos los tiempos. Sus contribuciones, después que publicó 'Las estructureas elementales del parentesco', revolucionaron la antropología contemporánea".Cardoso, quien emitió una nota con motivo de la muerte del investigador y pensador francés, destacó que Lévi-Strauss "utilizó su experiencia con investigaciones directas sobre indígenas brasileños para fundamentar sus explicaciones teóricas". El ex presidente recordó que su ya fallecida esposa, Ruth, antropóloga de formación, había sido alumna de Lévi-Strauss en París.El profesor de la Universidad de Rio de Janeiro José Ribamar Freire, recordó que "el respeto por Lévi-Straus era increíble"."Yo estudiaba en París con Maurice Godelier (famoso antropólogo francés). Pero si Lévi-Strauss iba a dar una conferencia, Godelier suspendía todo lo que estaba haciendo para ir a escucharlo", manifestó a la AFP.Lévi-Strauss fue "un investigador muy importante para Brasil. Según él mismo lo decía, la etnografía brasileña estaba entre las mejores del mundo", dijo Freire.En tanto, para el antropólogo brasileño Gilberto Velho, la obra de Lévi-Strauss definió las bases de la antropología moderna "pero va mucho más allá de ese campo. Sugiere que no hay sociedades inferiores, y que cada una debe ser pensada en sus propios términos".Si bien el estructuralismo "fue una moda, la obra de Lévi-Strauss permanece, sólida y consistente", sostuvo Velho.Aún no ha habido pronunciamientos oficiales del gobierno brasileño sobre la muerte de Lévi-Strauss, a los 100 años de edad.

Más noticias

0 Comentarios