Bolivia desea buenas relaciones con Brasil y Chile y critica a Perú

El presidente de Bolivia, Evo Morales, que arrolló en las elecciones generales, expresó este lunes su deseo de continuar una política de buena vecindad con Chile y Brasil, que van a las urnas el domingo y el próximo año, respectivamente, y reiteró su antagonismo con Perú.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, que arrolló en las elecciones generales, expresó este lunes su deseo de continuar una política de buena vecindad con Chile y Brasil, que van a las urnas el domingo y el próximo año, respectivamente, y reiteró su antagonismo con Perú.Morales -quien gobernará Bolivia cinco años más, tras ganar el domingo en las urnas con más del 60% de los votos, según recuentos de canales privados de televisión- mantiene estrechos lazos con sus colegas Michelle Bachelet de Chile y Luiz Inacio Lula da Silva de Brasil.A pesar de carecer de relaciones diplomáticas desde 1978, Bolivia firmó en 2006 con Chile un acuerdo de 13 puntos, que incluyó de manera inédita la demanda marítima boliviana y los dos países definieron que la columna vertebral del diálogo sería el desarrollo de una política de "confianza mutua"."Sobre el futuro gobierno (de Chile), mantendremos relaciones cualquiera sea el resultado", afirmó el mandatario que gobernará hasta 2015 y enfatizó que "no interesa quién gane, pues como la agenda es de estado a estado debe discutirse con el nuevo gobierno de Chile".Los chilenos votan el domingo, principalmente, entre el opositor y favorito Sebastián Piñeira, el oficialista Eduardo Frei y el independiente, Marco Enríquez-Ominami.Morales destacó que "por primera vez" el debate electoral entre los candidatos también incluyó la aspiración de Bolivia de recuperar su cualidad marítima, la que perdió en 1879 en una guerra frente a Chile, conflicto bélico que también involucró a Perú."Ahora todos los candidatos reconocen (la demanda de Bolivia) eso es (por el) trabajo de la presidenta (Bachelet) y de su gobierno, por eso, siento que es un avance importante", dijo el presidente, quien incluso aseguró en algún momento que Bolivia estaba cerca, como nunca antes, de retornar al océano Pacífico, sin dar detalles de cuál sería esa fórmula.Sobre Brasil, que en octubre del próximo año va a las elecciones presidenciales, el jefe de Estado boliviano también deslizó su deseo de continuar con las buenas relaciones que sostuvo con su colega Luiz Inácio Lula da Silva, a quien solía llamar "hermano mayor"."Esperamos con el nuevo presidente de Brasil seguir teniendo un diálogo transparente, sincero (para) resolver de manera conjunta los problemas de ambos países", complementó Morales, quien recordó las dos crisis más serias que tuvo que solucionar durante su gestión.Lula buscó una solución para la constructora privada brasileña Queiroz Galvao, observada por la ejecución de obras viales, y fue duramente criticado en Brasil por no ejercer firmeza, cuando La Paz nacionalizó las reservas gasíferas en manos de Petrobras y otras compañías.En el caso de las relaciones diplomáticas con Perú, sometidas a constantes roces, el izquierdista Morales aclaró que no hay problemas entre países, sino visiones políticas divergentes con el mandatario Alan García."No es un problema con Alan García, nuestras diferencias son políticas sociales, económicas. Son nuestras diferencias programáticas", apuntilló."Es mi gran amigo", agregó Morales de García, aunque luego señalo que el mandatario peruano es "inteligente" al utilizar los incidentes bilaterales para desviar sus problemas internos.Según el mandatario boliviano, García "nos provoca, cuando tiene problemas".La Paz y Lima difieren principalmente por los tratados de libre comercio que Perú tiene con Estados Unidos y por el acuerdo de asociación que el régimen peruano discute con la Unión Europea, del que Bolivia se excluyó, con el argumento de que el pacto replica los TLC con Washington.Morales, a pesar de todo, aseguró que el deseo de su gobierno es "mantener buenas relaciones con todos los países del mundo".

Más noticias

0 Comentarios