Bolivia: el presidente Morales se fortalece en lo político y en lo económico

El presidente Evo Morales parece atravesar un buen momento: en lo político suma adhesiones para la elección presidencial de comienzo de diciembre en la que las encuestas lo muestran como gran favorito, mientras que el FMI elogió esta semana el desempeño económico de Bolivia.

El presidente Evo Morales parece atravesar un buen momento: en lo político suma adhesiones para la elección presidencial de comienzo de diciembre en la que las encuestas lo muestran como gran favorito, mientras que el FMI elogió esta semana el desempeño económico de Bolivia.En el plano político, Morales comenzó a sumar adhesiones de sectores inimaginables, como de los jóvenes ultraderechistas de Santa Cruz -rica región cuyos liderazgos son fuertes adversarios del Gobierno- y de grupos de intelectuales de Tarija, otro departamento opositor.El senador Roberto Ruiz, un intelectual opositor que se sumó a las filas de Evo, anunció que "el relevo histórico viene en diciembre" y que "el jaque mate lo vamos a dar en abril (elecciones de alcaldes) y vamos a hacer una renovación del poder departamental".Esas nuevas alianzas han sido severamente criticadas por la oposición, que las consideran frágiles y producto solamente de oportunismo político.En la línea de seducir a la clase media boliviana, que siempre le combatió, Morales designó como candidata a primera senadora a la periodista Ana María de Campero, ex Defensora del Pueblo.Salvo catástrofe, Evo renovará su mandato el 6 de diciembre sin necesidad de una segunda vuelta, más aún teniendo en cuenta que, según los sondeos, tiene 31% de ventaja sobre su principal contendor, Manfred Reyes Villa (derecha), y 39% sobre el tercero, el empresario Samuel Doria Medina (centroderecha).Sin embargo, a pesar de este momento estelar, la intención de voto que favorece a Morales (52%) "está por debajo de los resultados históricos del año 2005" cuando logró la presidencia con el 53,7% de los sufragios o el registro de hace meses del 57%, según el analista independiente Carlos Cordero.A pesar de la fragmentación del voto opositor, Cordero estima que "las encuestas nos dicen que el presidente no llegará a tener los anhelados 2/3, es decir una mayoría muy sólida en la Asamblea Legislativa", que reemplazará al antiguo Congreso.La ausencia de mayoría en el Congreso le acarreó a Morales en la presente legislatura más de un problema, especialmente en sus propuestas de cambios en materia política.En esta ocasión "las encuestas nos están diciendo que el presidente tiene un buen desempeño, pero no es suficiente como para tener la hegemonía", advirtió Cordero.Tras tres años de mucha convulsión social, 2009 ha sido relativamente tranquilo para el presidente con protestas aisladas de mineros e indígenas, resueltos de manera rápida y poco traumática.En el plano económico Morales recibió el martes pasado un espaldarazo del FMI que elogió su "política macroeconómica acertada" y afirmó que el crecimiento del PIB boliviano a fin de año será de 3,2%, "el más fuerte en 2009" en Latinoamérica.Se estima que a fin de año el PIB boliviano será de 15.268 millones de dólares, uno de los más altos de su historia, mientras que el nivel de sus reservas trepó en septiembre a 8.460 millones.Morales también acaba de anunciar que está dando los primeros pasos para la industrialización del litio, un gran proyecto en el que están interesadas firmas extranjeras como la francesa Bolloré, la japonesa Sumitomo y la coreana Kores, entre otras.Hace unos días, el mandatario puso en marcha una planta de cobre metálico -un paso más allá de la mera industria extractiva- y anunció que, a pesar de la crisis internacional, la minería boliviana mejoró su producción.El aval del FMI fue ironizado por el analista Ilya Fortún, quien señaló que si a Bolivia le va bien ahora es justamente por hacer lo contrario de lo que el organismo internacional le recomendó hacer durante dos décadas."Lo que muchas potencias del mundo han hecho el último año para pagar la pachanga (fiesta) de los ricos, Bolivia lo ha hecho hace cuatro años, no como una reacción a la crisis, sino como una decisión política y una alternativa a un esquema que seguimos al pie de la letra durante veinte años", dijo.

Más noticias

0 Comentarios