Bolivia: mayor bastión electoral de Evo inicia protestas contra su Gobierno

La ciudad de El Alto, vecina de La Paz y mayor bastión electoral del presidente boliviano Evo Morales, inició este martes una protesta contra el Gobierno nacional por un recorte a los ingresos municipales, a 45 días de las elecciones en que el mandatario aspira a ser reelegido.

La ciudad de El Alto, vecina de La Paz y mayor bastión electoral del presidente boliviano Evo Morales, inició este martes una protesta contra el Gobierno nacional por un recorte a los ingresos municipales, a 45 días de las elecciones en que el mandatario aspira a ser reelegido.En una protesta que podría radicalizarse el miércoles, decenas de vecinos ocuparon desde temprano el principal acceso a El Alto, en cuya jurisdicción está ubicado el aeropuerto internacional que sirve a La Paz, y restringieron la circulación vehicular hacia la sede de Gobierno, informó José Ramos, secretario general de la Alcaldía de esa ciudad.Los vecinos también bloquearon, incluso con maquinaria, algunas otras zonas de esta ciudad de 1 millón de habitantes.En medio del corte, el alcalde Fanor Nava inició una huelga de hambre junto a 33 dirigentes de las juntas de vecinos de El Alto, una combativa organización que en 2003 logró la caída del presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada luego de una semana de beligerancia saldada con 65 muertos a bala.La protesta "se radicalizará el día miércoles" con un "paro cívico movilizado con bloqueos en todas las calles y avenidas de El Alto", amenazó Rubén Mendoza, principal dirigente de las juntas vecinales de la ciudad."El día de mañana va a ser contundente el paro acá en El Alto y no vamos a aceptar el recorte que quiere hacer el Gobierno", añadió.Las organizaciones de El Alto manifestaron molestia por el recorte de su presupuesto en unos 56 millones de bolivianos (8 millones de dólares) de su plan operativo anual, a causa -según el gobierno- de la caída de los precios internacionales de los hidrocarburos, cuyas regalías nutren las arcas municipales."Sabemos que hay ese problema internacional coyuntural, pero ¿cómo se explica al vecino que su plaza, su enlosetado, no se va a hacer?", inquirió Nava.Según el Gobierno, las protestas tienen un fin político porque la Alcaldía de El Alto ejecutó hasta octubre apenas el 27% de su presupuesto de 2009, estimado en 300 millones de bolivianos (42 millones de dólares).Lo que ocurre en El Alto "es un tema eminentemente político, hay gente que quiere aprovechar la situación para mostrarse para la campaña (electoral) de abril de 2010", cuando serán elegidos nuevos alcaldes, explicó el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce."El Gobierno la espalda nos ha dado, pero cuando nos vayamos a levantar, va a ser diferente, puede ser otro 'octubre negro' como el de 2003 cuando lo hemos sacado a 'Goni' (apelativo popular de Sánchez de Lozada)", dijo un exaltado vecino entrevistado por la televisión privada.Otros sectores afines al Gobierno, como la Central Obrera Regional de El Alto no se han pronunciado aún, pero se prevé que su conducta podría ser de apoyo a Morales.Sin embargo, el tema de los ingresos municipales es una bomba de tiempo para el Gobierno. El viceministro de Inversión Pública, Javier Fernández, admitió el martes que el Plan Operativo Anual de 2010 sufrirá un recorte de unos 20 millones de dólares, lo que redundará en las arcas de los municipios.Según las previsiones el Gobierno tiene planificado invertir especialmente en el sector productivo y en infraestructura.El Alto es el gran bastión electoral del presidente Morales, favorito para ser reelegido en la elección presidencial de diciembre próximo.

Más noticias

0 Comentarios