Bolivia, duramente golpeada por el cambio climático, lucha sin financiación

Bolivia se ve golpeada en cinco frentes por el cambio climático y lucha para adaptarse a sus nefastos efectos sin financiación, según un informe de la ONG Oxfam publicado este miércoles en Barcelona, al margen de la negociación climática bajo la égida de la ONU.

Bolivia se ve golpeada en cinco frentes por el cambio climático y lucha para adaptarse a sus nefastos efectos sin financiación, según un informe de la ONG Oxfam publicado este miércoles en Barcelona, al margen de la negociación climática bajo la égida de la ONU.El deshielo de los glaciares andinos, las catástrofes naturales, la propagación de las enfermedades, los incendios forestales y un clima errático amenazan con devastar un país que tiene poca responsabilidad en la crisis climática, afirma el informe.Según Oxfam Internacional, en 2000 Bolivia fue responsable del 0,35% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, mientras que Estados Unidos produjo el 16% y los países de la Unión Europea el 12%.El informe muestra asimismo cómo las comunidades bolivianas están luchando para adaptarse al clima cambiante pese a no contar con apoyo financiero internacional.Por ejemplo, comunidades pobres en Beni están recuperando una práctica ancestral de terrenos de cultivo elevados, denominados "camellones", para proteger sus cultivos de las inundaciones.Oxfam lanzó un llamamiento urgente a los países industrializados para que aporten los fondos necesarios para que los países en vías de desarrollo puedan aplicar proyectos de adaptación a los efectos del calentamiento global."Es escandaloso que los países más ricos y contaminantes del mundo se resistan a hacer lo que es necesario -y que está a su alcance- para abordar la crisis climática", afirmó el portavoz de Intermón Oxfam para cambio climático en España, José Hernández de Toro."Esto significa poner dinero nuevo, extra, sobre la mesa ahora y no dejar que estos asuntos que son muy importantes los resuelvan funcionarios con cara de sueño en la última madrugada de las negociaciones de Copenhague", agregó.La reunión de Barcelona (noreste de España), que comenzó el lunes y finalizará el viernes, es la última sesión preparatoria antes de la conferencia de la ONU en Copenhague, del 7 al 18 de diciembre, que debe desembocar en un nuevo acuerdo internacional de lucha contra el cambio climático.Según el informe de Oxfam, titulado "Cambio Climático, Adaptación y Pobreza en Bolivia", entre 1975 y 2006 los glaciares en la Cordillera Real perdieron más del 40% de su volumen. Esto pone en peligro el suministro de agua para los campesinos de los Andes, y de agua y electricidad para ciudades como La Paz y El Alto.Aproximadamente el 40% de la electricidad en Bolivia procede de plantas hidroeléctricas.Entre el 2006 y 2008 las inundaciones, las riadas, los corrimientos de tierra, el granizo y las heladas afectaron a más de 618.000 personas y costaron al gobierno boliviano entre el 3% y el 4% de su PIB anual.Los científicos consideran que el aumento de las temperaturas también ha contribuido a la expansión de enfermedades como el dengue, permitiendo que el mosquito que transmite la enfermedad llegue a mayores altitudes.Las lluvias erráticas y las plagas de insectos provocadas por temperaturas anormalmente altas causan la pérdida de las cosechas, ocasionando penuria alimentaria.Casi dos tercios de los 10 millones de habitantes de Bolivia, el país más pobre de Sudamérica, vive en la pobreza, con menos de dos dólares al día. Y el 40% vive en la pobreza extrema, con menos de un dólar diario.La mayoría de la pobreza está concentrada en la población indígena.Bolivia es el país de Sudamérica con el porcentaje más alto de población indígena, un 66%, según datos de Oxfam. Los grupos indígenas bolivianos incluyen a los Aymara y Quechua pero también a más de otros 30.

Más noticias

0 Comentarios