Benítez, en la cuerda floja tras nuevo fracaso del Liverpool

Liverpool y especialmente su entrenador, Rafael Benítez, afrontan con gran incertidumbre sus próximos pasos, tras su eliminación el miércoles ante el Reading, de segunda división, en la tercera ronda de la Copa inglesa de fútbol, agravando aún más su crisis.

Liverpool y especialmente su entrenador, Rafael Benítez, afrontan con gran incertidumbre sus próximos pasos, tras su eliminación el miércoles ante el Reading, de segunda división, en la tercera ronda de la Copa inglesa de fútbol, agravando aún más su crisis.El idilio entre el histórico club de Anfield y el técnico español parece ya irreparable, dejando atrás el recuerdo del 'milagro de Estambul' de 2005, cuando el equipo conquistó la Liga de Campeones con una gran remontada en la final ante el Milan.Como su predecesor, el francés Gérard Houllier, Benítez, salvado del despido por manifestaciones de hinchas a finales de 2008, podría pagar ese desamor, después de la prematura eliminación en la Liga de Campeones, las dos Copas nacionales y una marcha errática en la Premier League, donde son séptimos.El irlandés Ronnie Whelan, ex capitán del club, ha sonado ya como posible sustituto tras el doloroso revés en casa ante el Reading, un equipo que lucha por la permanencia en la segunda categoría y que ganó 2-1 en el templo 'red', tras forzar la prolongación en el descuento final.La indemnización por la destitución podría hacer dudar a los propietarios de un club castigado por las deudas, pero los hinchas del equipo parecen tener ya claro quién podría ser el sucesor idóneo: la leyenda Kenny Dalglish.La cadena oficial del Liverpool ya no censura las críticas. Otro ex jugador, Jason McAteer, dedicó duras palabras por una actuación "miserable" por parte de un equipo "que no cree en nada".Hasta el propio técnico español parece haber cambiado su discurso, y tras asegurar que conseguirían una de las cuatro primeras posiciones de la Premier para jugar la próxima Champions, ha reconocido que la situación es "muy mala"."Es mejor que no os diga qué no me ha gustado de lo que he visto", apuntó, mostrándose decepcionado por el juego de sus muchachos.El futuro próximo, que comienza con un duelo ante el incómodo Stoke, parece poco esperanzador.Después de estar regularmente de baja, las dos estrellas del equipo, el español Fernando Torres y el capitán Steven Gerrard se retiraron lesionados, con problemas en la rodilla y un muslo respectivamente, en el encuentro de la prestigiosa 'Cup'."Sin ellos, ¿quién es capaz de traer la magia? ¿Quién tiene cualidades para ser un líder", se preguntó McAteer.Más allá de Torres y Gerrard, el Liverpool es un equipo de jugadores de nivel medio, y muchos culpan a Benítez, gran impulsor de la política de contrataciones de los últimos años, de no haber sabido acertar, tras gastar 70 millones de euros, en gran parte por el atacante español.Por el momento, las esperanzas se centran en una nueva cara, confirmada el miércoles: el argentino Maxi Rodríguez, procedente del Atlético de Madrid.Pero desprenderse del entrenador no terminará automáticamente con los problemas del equipo.El hijo de uno de los propietarios, Tom Hicks Jr, dimitió esta semana de su cargo en el Consejo de Administración tras haber enviado un mail ofensivo a un hincha que se preocupaba por la situación financiera del equipo.El director general Christian Purslow, que rechaza vender jugadores, está buscando inversores capaces de inyectar más de 110 millones de euros de aquí a marzo, para intentar evitar un declive aún más rápido.

Más noticias

0 Comentarios