Belga Van Rompuy y británica Ashton se perfilan como futuro rostro de UE

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y la británica Catherine Ashton, comisaria europea, parecían reunir el jueves en Bruselas el consenso de los jefes de Estado y de gobierno de la UE para convertirse en primer presidente estable y jefa de la diplomacia del bloque.

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y la británica Catherine Ashton, comisaria europea, parecían reunir el jueves en Bruselas el consenso de los jefes de Estado y de gobierno de la UE para convertirse en primer presidente estable y jefa de la diplomacia del bloque. "La presidencia sueca de la Unión Europea (UE) propuso a Van Rompuy", indicó a la AFP el portavoz del político belga, Dirk De Backer.Un portavoz del gobierno checo confirmó la información, precisando que los suecos también habían propuesto a Ashton al puesto de Alto Representante de Relaciones Exteriores, al iniciarse una cumbre en Bruselas para designar ambos cargos.Una fuente diplomática europea corroboró que ambos "parecen tener asegurados" sus nombramientos, que todavía debían ser avalados por los 27 jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE).La creación de ambos puestos está contemplada en el Tratado de Lisboa, que entrará en vigor en diciembre con la vocación de reforzar el peso de la Unión en el mundo y mejorar la eficacia de sus colosales instituciones.Pero, de confirmarse el tándem Van Rompuy y Ashton, los dirigentes europeos se habrán inclinado finalmente por dos figuras de perfil bajo, poco conocidas incluso en Europa, que no lo tendrán fácil para medirse de igual a igual al presidente estadounidense, Barack Obama, o al líder chino, Hu Jintao.No obstante esta fórmula tendría el mérito de haber reunido rápidamente el consenso de los 27 jefes de Estado y de gobierno y habría servido para desbloquear el principal escollo: el apoyo hasta ahora de Londres a la candidatura de Tony Blair a la presidencia.Repudiado por la mayoría de dirigentes europeos por haber sido el mayor aliado del ex presidente estadounidense, George W. Bush, en la guerra de Irak, Blair fue defendido a capa y espada hasta el último momento por su sucesor en Downing Street, Gordon Brown.Pero el primer ministro habría tirado la toalla durante una reunión previa a la cumbre de dirigentes socialistas, en la que participó el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y en la que emergió por consenso la candidatura de la comisaria europea de Comercio."Cuando se hizo evidente" en esa reunión que la candidatura de Blair no obtendría el apoyo necesario, "Brown tomó la decisión de proponer a Ashton para el puesto de Alto Representante", declaró un portavoz británico."No hemos oído hablar de un bloqueo a la candidatura de Ashton entre el resto de jefes de Estado y de gobierno" de derecha en Europa, agregó.Además de Blair, sonaban como rivales de Van Rompuy el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, quien excluyó ser candidato a su llegada a la cumbre en Bruselas. Frente a Ashton, también se habían barajado otros dos socialistas, el italiano Massimo d'Alema, y el español Miguel Angel Moratinos.La canciller alemana, la conservadora Angela Merkel, solicitó el jueves hallar a "candidatos que correspondan a los perfiles buscados y que reúnan un amplio consenso en el seno de la UE".Las dos nuevas figuras que emergerán de las negociaciones darán una voz y un rostro al bloque de 27 países que representan a unos 500 millones de personas.Con un mandato de dos años y medio, renovable una vez, el presidente y su Alto Representante están llamados a reforzar la influencia de la UE en el mundo, aunque algunos responsables habían expresado su temor antes de la cumbre de que la elección de los líderes no estuviera a la altura."Hay una especie de inquietud de que algunos líderes tiendan a una solución de mínimos sobre la cuestión del presidente, lo que reduciría las posibilidades de tener una voz clara en el mundo", previno el ministro sueco de Relaciones Exteriores, Carl Bildt.Muchos analistas también habían advertido de que los jefes de Estado y de gobierno podían recortar el perfil de los cargos para evitar nombrar a figuras que pudieran hacerles sombra.

Más noticias

0 Comentarios