Para el Barça se trata de "ganar o ganar", Atlante intentará evitarlo

El Barcelona, el mejor equipo del mundo en la actualidad, disputará el miércoles ante el Atlante mexicano su semifinal del Mundial de Clubes de fútbol, un título que se le ha escapado hasta ahora, por lo que su consigna es "ganar o ganar", algo que los 'Potros' podrían evitar.

El Barcelona, el mejor equipo del mundo en la actualidad, disputará el miércoles ante el Atlante mexicano su semifinal del Mundial de Clubes de fútbol, un título que se le ha escapado hasta ahora, por lo que su consigna es "ganar o ganar", algo que los 'Potros' podrían evitar.En esta primera edición de la competición que se juega en Abu Dabi, los pupilos de 'Pep' Guardiola parten como claros favoritos, sin embargo, siempre está aquello de "no vender la piel del oso antes de cazarlo".Los mexicanos también cuentan con grandes jugadores y un sistema de juego parecido al del rival, por lo que el duelo entre ambos equipos 'azulgrana' se anuncia de antemano como un gran espectáculo.El ganador disputará la final ante Estudiantes de la Plata de Argentina.Lo perentorio de este título para el equipo de la ciudad condal, que cuenta en su palmarés con 19 Ligas españolas, 25 Copas del Rey y 3 Champions League, quedó perfectamente reflejado en las declaraciones previas de su capitán Carles Puyol."La costumbre del Barça es respetar a todos los rivales. Pero a este torneo no sólo vinimos a jugarlo, sino a ganarlo", afirmó el defensa de 31 años de edad.Su compañero y compatriota, el mediocampista Andrés Iniesta, también titular con la 'Roja' española, quíen irrumpió con fuerza en la escena internacional en las dos últimas temporadas, no se quedó atrás."Es un título muy importante para nosotros, para todo el club y la afición, ya que no lo hemos ganado nunca. Nos hace mucha ilusión y tenemos muchas ganas de jugar (...) Tenemos que dar todo para ganarlo, ya que sería histórico", dijo por su parte.Iniesta fue candidato al "Balón de Oro" 2009 de la revista especializada France Football, un galardón que obtuvo su colega argentino Lionel Messi, y al premio de Jugador FIFA de 2009, que se otorga la semana que viene.Una casualidad que añade morbo al partido es que seguramente se enfrentarán en la cancha dos homónimos y ambos mexicanos: el delantero Rafael Márquez de los 'Potros' del Atlante ante su tocayo absoluto del Barça, defensa el último.Las diferencias son que el segundo apellido del hábil atacante es Lugo y tiene 28 años de edad, mientras que el materno del eficaz zaguero es Álvarez y ya tiene 30. O sea, éste le saca dos años de edad al primero, y también 2 cm de estatura (1,78m y 1,76m, respectivamente).Por su parte, el equipo azteca, muy bien dirigido y amalgamado por José Cruz, no le pondrá las cosas fáciles a los españoles. Además, buscará mejorar el desempeño en la prueba de sus compatriotas América, Necaxa y Pachuca.En lo previo, el estratega advirtió que, a pesar de los favoritismos, la última palabra no está aún dicha. Y tiene razón, en fútbol es así."Ellos son favoritos, un equipo que impone sus condiciones en el campo de juego, por la calidad individual y colectiva de sus jugadores. Nosotros vamos por dar el campanazo, por un resultado ilógico. Soy realista, pero también optimista, y podemos hacer un buen partido", subrayó con antelación el director técnico del vencedor de la Liga de Campeones de la Concacaf.Advirtiendo además: "no puedo decir que haya que ocuparse de (Lionel) Messi o (Zlatan) Ibrahimovic. Hay que hacerlo con los once que están en el campo y los otros doce que pueden quedarse en el banco".Cruz, que aplica una estrategia clásica y muy efectiva, con una línea de fondo bien poblada y propone atacar abriendo el juego por las puntas, también recordó el reciente tropiezo del Barça ante el Rubin Kazan ruso en la Champions League europea.Lo único seguro: el miércoles saldrá un solo finalista y será 'azulgrana'.

Más noticias

0 Comentarios