El Barça, el ogro del Mundial de Clubes, con la ilusión de una primicia