Banco de Japón guarda su arsenal anticrisis y predice tres años de deflación

El Banco de Japón (BoJ) mejoró este viernes sus previsiones de crecimiento de la segunda economía mundial y dio la primera campanada del desmantelamiento de su vasto dispositivo anticrisis, además de predecir al menos tres años de deflación.

El Banco de Japón (BoJ) mejoró este viernes sus previsiones de crecimiento de la segunda economía mundial y dio la primera campanada del desmantelamiento de su vasto dispositivo anticrisis, además de predecir al menos tres años de deflación.En su diagnóstico semestral sobre la actividad económica y los precios, el BoJ pronosticó un retroceso del Producto Interno Bruto (PIB) de sólo 3,2% para el año presupuestario 2009-2010, que se extiende del 1 de abril al 31 de marzo. En julio había dicho que calculaba una baja de 3,4%."La economía japonesa ha comenzado a recuperarse", estimó el banco, que prevé un retorno moderado del crecimiento en 2010-2011 (+1,5%) y una ligera aceleración en 2011-2012 (+2,1%).El BoJ anunció que iba a desmantelar progresivamente las medidas anticrisis que instauró desde fines de 2008.Su comité de política monetaria decidió, por una mayoría de siete votos contra uno, suspender a fines de diciembre el programa de compras directas por el Boj de bonos de tesorería y obligaciones a las empresas.Esta medida estaba destinada a ofrecer una posibilidad de financiación alternativa a las empresas que no lograban obtener préstamos de los bancos, en momentos en que el mercado del crédito se hallaba casi paralizado tras el derrumbamiento del banco de negocios estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008.El éxito de este programa excepcional ha comenzado a disiparse ya que las empresas prefieren orientarse hacia los mercados clásicos de la deuda cuyas condiciones de funcionamiento han vuelto a ser más o menos normales.Por el contrario, el comité decidió dejar abierta hasta fines de marzo su taquilla de préstamos de emergencia a las instituciones financieras. Este otro programa anticrisis será reemplazado a fines de abril por las operaciones habituales del Boj en el mercado monetario.El BoJ continuará además hasta fines de 2010 mostrándose menos estricto que de costumbre sobre la calidad de los títulos aportados por los acreedores como garantía de los préstamos que otorga. Esta política "juega un papel importante para facilitar la financiación de las empresas", consideró el banco central.El comité de política monetaria decidió también mantener la tasa directriz del BoJ a 0,10%, el nivel sumamente bajo en el que se encuentra desde diciembre de 2008.El banco central puede en efecto difícilmente aumentar el alquiler del dinero en momentos en que la economía japonesa sigue empantanada en la deflación. Los precios al consumidor cayeron en septiembre por séptimo mes consecutivo (-2,3%).El BoJ predijo que esta deflación durará al menos tres años. También calcula que habrá un retroceso de los precios al consumidor de 1,5% en 2009-2010, de 0,8% en 2010-2011 y de 0,4% en 2011-2012, estimando al mismo tiempo "poco probable que la caída de los precios provoque una lentificación de la actividad económica".El banco explicó su pronóstico por las capacidades de producción excedentarias con respecto a la demanda interior y mundial, y por la difícil situación del empleo y los salarios.Según estadísticas oficiales publicadas el viernes, la tasa de desempleo en Japón registró un inesperado retroceso en septiembre, a 5,3% contra 5,5% el mes precedente.Sin embargo el número de desempleados ha subido 33,9% en un año, a 3,63 millones.

Más noticias

0 Comentarios