Balance de un mal año para Afganistán

Obama anunció su intención de terminar el trabajo en Afganistán enviando más 30,000 soldados adicionales.

Es una Guerra cada vez más difícil. 8 años después de la llegada de las tropas extranjeras de la coalición a Afganistán, el país está en muy mal estado. Capturar a Osama Bin Laden parece una idea lejana y el número de solados extranjeros muertos en esta guerra alcanzó los 480 sólo en 2009.

Frente a una decisión que podría ser clave en su gestión, el Presidente estadounidense Barack Obama anunció su intención de terminar el trabajo en Afganistán enviando

refuerzos.

“Los 30,000 soldados adicionales que anunció esta noche se desplegarán a principios de 2010”, dice Barack Obama, Presidente de Estados Unidos.

La decisión generó controversia. Los críticos creen que la creciente corrupción en el seno del gobierno afgano y las fuerzas de seguridad enlentece la lucha contra los talibanes. La elección presidencial es un claro ejemplo, el fraude desacreditó ampliamente los resultados. Aunque Hamid Karsai, reelecto tras el retiro de su contrincante, asegura estar firmemente decidido a reformar el sistema.

“La corrupción y el soborno implican un problema muy peligroso. Queremos seguir seriamente este tema. Pronto organizaremos una conferencia en Kabul para investigar este problema, para poder encontrar una forma rápida y eficaz para combatirlo. Es nuestro deber combatir este obstáculo”, comenta Hamid Karzai, Presidente de Afganistán.

Promesas que los afganos ya escucharon antes. 8 años después de la caída de los talibanes, muchos se preguntan por qué los civiles todavía no tienen seguridad y cómo no se arregló aún el mercado laboral.

La fecha de salida de las fuerzas estadounidenses, 2011, deja poco margen de tiempo.

“Nadie puede saber si en 18 meses habrá más o menos violencia. Desde que Karzai asumió en 2002, la situación se ha deteriorado día a día. Estados Unidos no podrá retirar sus tropas en 18 meses, y si la situación empeora tendrán que enviar aún más tropas”, argumenta Merza Mohammad, habitante de Kabul.

Aún más tropas en Afganistán, una predicción que nadie quiere que se cumpla, pero en el lugar, el optimismo es cada vez más escaso.

Más noticias

0 Comentarios