Balacera en Downtown Orlando no fue acto al azar

Jason Rodríguez había sido sustituido por la víctima cuando lo despidieron por falta de productividad dos años atrás.

El hombre que murió por los impactos de bala, durante el tiroteo dentro de un edificio del Downtown Orlando, el pasado 6 de noviembre no parece haber sido una víctima al azar.

Según unos 200 documentos revelados este jueves, Jason Rodríguez, fue sustituido por la victima cuando lo despidieron por falta de productividad dos años atrás del lugar donde se dieron los hechos.

Supervisores de la firma de ingeniería “Reynolds, Smith and Hills” para la que Rodríguez trabajó indican  Otis Beckford, resultó ser mejor empleado y más productivo, cosa que parece Rodríguez no quería aceptar.

Detectives aseguran que luego de la balacera el acusado dejó una nota pegada del cristal de la oficina del ex jefe que lo despidió con su huella digital y sangre.

Los documentos también revelaron que el sospechoso, huyó en una ocasión de la policía por violaciones de tráfico y decía ser bipolar. Fue reportado perdido en el 2007, y agredió a otros patronos de donde también fue despedido.

El hombre de 40 años esta tras las rejas bajo acusación de asesinato en primer grado y 5 cargos más por intento de asesinato.

Más noticias

0 Comentarios