Bachelet, golpeada por baja votación de Frei, redobla su apoyo para balotaje

La baja votación del oficialista Eduardo Frei en la elección chilena representa un golpe para la popular presidenta Michelle Bachelet, que se la jugó dando un apoyo al candidato que ahora deberá redoblar en la segunda vuelta en la que enfrentará al derechista Sebastián Piñera.

La baja votación del oficialista Eduardo Frei en la elección chilena representa un golpe para la popular presidenta Michelle Bachelet, que se la jugó dando un apoyo al candidato que ahora deberá redoblar en la segunda vuelta en la que enfrentará al derechista Sebastián Piñera.Bachelet, que llega al final de su gobierno con un respaldo cercano al 80% -el más alto obtenido por un mandatario de Chile-, anunció este lunes la renuncia de su vocera oficial, la ministra Carolina Tohá, para reforzar el comando de Frei con miras a la segunda vuelta el 17 de enero.Es un paso más dentro de un apoyo global del gobierno y de la propia mandataria a Frei.Frei, quien gobernó Chile entre 1994 y 2000, obtuvo un 29% de lo votación, la más baja de un candidato oficialista en las última dos décadas.Paradójicamente cuando fue presidente alcanzó un holgado triunfo electoral con un 58% que le permitió llegar a la presidencia en primera vuelta.Ahora debe medirse en el balotaje al derechista Sebastián Piñera, quien le sacó más de 14 puntos de ventaja, al imponerse con un sólido 44% de la votación.Bachelet se comprometió de lleno en la campaña oficialista, respaldándolo públicamente y poniendo a disposición de la campaña de Frei a su equipo más cercano, arriesgando acusaciones de intervención electoral de parte de la oposición.De hecho el domingo por la noche Piñera pidió que para el balotaje la campaña se hiciera "sin apoyos estatales".La baja votación obtenida por Frei es percibida como un duro golpe para ella, aunque más lo será si finalmente el oficialismo pierde el balotaje y Bachelet le termina traspasando la banda presidencial a la derecha."El modesto 29% obtenido por Frei muestra que el factor Bachelet era un mito, o en el peor de los casos habría jugado un papel de contención", sostiene este lunes el diario La Tercera, en un análisis de la elección."La verdadera prueba de fuego para Bachelet viene ahora. Su éxito y fracaso se van a medir en la segunda vuelta", señaló por su parte el analista político Ricardo Israel, a la AFP."Por lo tanto, lo que vamos a presenciar ahora es una muy fuerte presencia del gobierno en la campaña por la segunda vuelta", agregó.De hecho además de la salida de Tohá, medios locales afirman que una gran cantidad de funcionarios de gobierno hará uso de sus vacaciones legales para integrarse también a la campaña de Frei.Es el caso del director de Comunicaciones y uno de los más cercanos colaboradores de Bachelet, Juan Carvajal, a quien se le atribuye ser uno de los artífices de alta popularidad de la mandataria, elegida en 2005 como la primera mujer presidenta de Chile.La mandataria tomó el cargo con una alta popularidad, pero al cabo de unos meses enfrentó masivas protestas sociales que derrumbaron su respaldo, junto a acusaciones de falta de liderazgo y carácter.Pero Bachelet se mantuvo fiel a su estilo no confrontacional y gracias a su acertada decisión de ahorrar en épocas de vacas gordas -desoyendo las presiones sociales- su popularidad se fue a las nubes, lo que abre sus opciones para la presidencial de 2014.

Más noticias

0 Comentarios