Atentado fallido de avión: el joven nigeriano estaba en Yemen en diciembre

El nigeriano acusado de intentar hacer estallar un avión comercial con 290 ocupantes, vivía en Sanaa hasta hace pocas semanas, confirmó Yemen este martes, mientras que medios estadounidenses difundían fotos de su ropa interior calcinada, donde escondió el explosivo.

El nigeriano acusado de intentar hacer estallar un avión comercial con 290 ocupantes, vivía en Sanaa hasta hace pocas semanas, confirmó Yemen este martes, mientras que medios estadounidenses difundían fotos de su ropa interior calcinada, donde escondió el explosivo.Umar Faruk Abdulmutallab, hijo de un banquero con alto poder adquisitivo, había confesado al FBI tras el fallido atentado contra el vuelo entre Amsterdam y Detroit el día de Navidad haber recibido entrenamiento de una célula de la red Al Qaida en Yemen.El joven de 23 años "vivió en Yemen entre principios de agosto y principios de diciembre, tras haber obtenido una visa para estudiar árabe en un instituto de Sanaa donde aparentemente asistió a los cursos", indicó la diplomacia yemení.La organización Al Qaida en la Península Arábiga (AQAP) reivindicó el frustrado atentado, presentándolo como "una réplica directa a la injusta agresión estadounidense".La organización extremista llamó a sus seguidores a "expulsar a los infieles de la Península Arábiga y a matar a todos los Cruzados empleados en embajadas y otros organismos" occidentales.Un comunicado en Internet, acompañado de una fotografía de Abdulmutallab, se jactaba del golpe efectuado por el "hermano nigeriano" a la seguridad de los aeropuertos de Occidente.Según The New York Times, Abdulmutallab dijo a los oficiales del FBI que estaba conectado a Al-Qaida a través de un clérigo radical yemení que se puso en contacto con él por internet.Abdulmutallab era un usuario habitual de un foro islámico en línea y fantaseaba con la guerra santa, según informó la prensa estadounidense este martes.El Washington Post y CBS news estimaron que el usuario que escribía en el foro www.gawaher.com bajo el seudónimo "Faruk1986" podría ser Abdulmutallab.Desde Hawai, donde pasa sus vacaciones junto a su familia, el presidente estadounidense Barack Obama prometió el lunes que detendrá y llevará ante la justicia a los responsables del frustrado atentado contra la nave de la compañía Northwest Airlines.El presidente advirtió que Estados Unidos perseguirá a los "extremistas violentos", vengan de donde vengan, citando especialmente a Yemen.El intento de atentado ocurrió pocos minutos antes de que el avión aterrizara en Detroit. En ese momento, Abdulmutallab intentó inyectar con una jeringa un líquido químico en pentrita (PETN), una pólvora de la familia de la nitroglicerina cuya explosión podría haber hecho un agujero en la carlinga del avión. Pero algunos pasajeros se abalanzaron contra él e impidieron la detonación, según testimonios y autoridades.El nigeriano habría escondido unos 80 gramos de esta pólvora en un pequeño bolsillo de unos 15 cm de largo ubicado en el medio de sus calzoncillos, según lo que se ve en las fotografías obtenidas por medios estadounidenses a través del FBI.En la parte de adelante, se observa un agujero en los calzoncillos de aproximadamente 12 cm de diámetro, lo que deja entrever que podría haber sufrido quemaduras.Otra fotografía muestra la jeringa transparente utilizada por el joven nigeriano. La mitad está calcinada. Este objeto, que escapó a los controles de seguridad antes de embarcar, contenía un líquido químico que, mezclado con la pólvora, iba a provocar la explosión del vuelo 253.Durante su estadía en Yemen, Abdulmutallab habría sido entrenado en la red de Osama bin Laden, según medios estadounidenses, que aseguran que el hombre hizo estas declaraciones al FBI.Según sus compañeros de clase de un instituto de lengua árabe al que asistía en Sanaa, este estudiante brillante no tenía nada de sospechoso.Habitante de una residencia de estudiantes, "no se aislaba. Frecuentaba mujeres y se comportaba como una persona normal", declaró a la AFP, una estudiante estadounidense que pidió el anonimato.De todas formas, su familia había notado un profundo cambio de actitud en él y su padre había contacto el mes pasado a la embajada estadounidense en Nigeria para manifestar su inquietud por la "radicalización de su hijo".Pero los servicios estadounidenses consideraron la información "insuficiente" como para revocar su visa de dos años en Estados Unidos.

Más noticias

0 Comentarios