Atentado fallido: el explosivo era potente pero el riesgo incierto

El potente explosivo que se iba a utilizar en el atentado fallido en el vuelo Amsterdam- Detroit el viernes podría haber hecho un agujero en la carlinga del avión pero no necesariamente destruir el aparato o provocar su caída, dicen expertos.

El potente explosivo que se iba a utilizar en el atentado fallido en el vuelo Amsterdam- Detroit el viernes podría haber hecho un agujero en la carlinga del avión pero no necesariamente destruir el aparato o provocar su caída, dicen expertos.Umar Faruk Abdulmutallab, el responsable del atentado fallido, tenía pentrita (PETN), un polvo de la familia de la nitroglicerina, según el ministerio estadounidense de Justicia.La misma substancia había sido descubierta en los zapatos del británico Richard Reid, quien había intentado encender artefactos escondidos en sus zapatos a bordo de un vuelo Paris-Miami, en diciembre de 2001.Para Bruce Hoffman, experto en terrorismo en la universidad de Georgetown en Washington, estos pasajeros no estuvieron lejos de vivir un drama, ya que el sospechoso estaba sentado cerca de la ventanilla"."Es uno de los explosivos más potentes que hay. A bordo de un avión, y en particular al lado de la ventanilla, donde la carlinga es más vulnerable, es suficiente una pequeña dosis para destruir un pedazo del fuselaje", declaró a la AFP.Según las primeras conclusiones de la investigación, el hombre intentó inyectar con una jeringa un líquido químico en un polvo que había escondido en su pantalón, a nivel del los muslos, atravesando todos los controles de seguridad sin ser descubierto.Los pasajeros del vuelo 253 de Northwest Airlines "escucharon pequeñas explosiones, como petardos", y algunos aseguran haber visto "prendidos fuego el pantalón del sospechoso y el tabique del avión", previo a que un pasajero se tirara sobre él para controlarlo.Según la cadena estadounidense ABC, el nigeriano llevaba consigo 80 gramos de esta pentrita cosida en su ropa interior."No es una dosis enorme. Una vez, durante un experimento hace unos meses, hice explotar esa misma cantidad de pentrita sobre una hoja de acero de 1,3 centímetros de espesor, y eso provocó un agujero del tamaño de una moneda", contó a la AFP, Jimmie Carol Oxley, experto en explosivos de la universidad de Rhode Island (noreste).Sin embargo, las paredes de una avión están hechas mayoritariamente de aluminio, un material más ligero y menos resistente que el acero.Lo que falta saber es si, en caso de explosión, un agujero en el fuselaje hubiese sido fatal para el avión y sus pasajeros. No necesariamente, según Vincent Favé, experto francés en accidentes aéreos."Todo depende del tamaño del agujero, de la potencia del explosivo y de la altitud. Cuanto más alto está el avión, más está expuesto, por la fuerte presurización" explicó a la AFP.

Más noticias

0 Comentarios