Atentado fallido: Obama se reunirá con responsables de seguridad

El presidente estadounidense Barack Obama se reunirá el martes en Washington con altos funcionarios de los servicios de seguridad en relación al fallido atentado contra un avión comercial en Navidad, anunció este jueves la Casa Blanca.

El presidente estadounidense Barack Obama se reunirá el martes en Washington con altos funcionarios de los servicios de seguridad en relación al fallido atentado contra un avión comercial en Navidad, anunció este jueves la Casa Blanca.Obama, molesto debido a que casi ocurre una tragedia en un país aún marcado por los ataques del 11 de setiembre de 2001, dijo que esperaba recibir los informes este jueves.Después de revisarlos el fin de semana, Obama planea reunirse con altos funcionarios de los servicios de seguridad para discutir los resultados."El martes, en Washington, me reuniré personalmente con líderes de las agencias relevantes para debatir críticas, medidas para mejorar la seguridad e inteligencia en nuestro departamento de seguridad interior y operaciones antiterroristas", dijo Obama en un comunicado.Según el Washington Post, los informes deberían dar detalles sobre cómo las agencias fallaron en la divulgación de la información que tenían acerca del nigeriano sospechoso de haber intentado hacer estallar un avión estadounidense el día de Navidad. Ese día, el nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab, de 23 años, hijo de un conocido banquero, intentó hacer estallar un explosivo llamado PETN que escondía en su ropa interior mientras viajaba en un avión de la línea Ámsterdam-Detroit con 290 ocupantes. El incidente fue evitado con la intervención de varios pasajeros."Entre las fallas, ningún servicio verificó si Abdulmutallab contaba con una visa para entrar a Estados Unidos luego de que su padre alertara a la embajada estadounidense en Nigeria, el mes pasado, de su inquietud sobre la desaparición de su hijo y sus frecuentes viajes a Yemen", publicó el periódico.Según The Washington Post y The New York Times, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) había interceptado comunicaciones electrónicas provenientes de Yemen que indicaban que un nigeriano no identificado estaba siendo entrenado para una misión de Al Qaida. Otras comunicaciones evocaban un plan de atentado en Navidad.Para el ex secretario estadounidense de la Seguridad Interior, Michael Chertoff, se trata principalmente de un problema de reacción."Cuando tenemos a un padre que viene a la embajada para hablar de la radicalización de su hijo y que brinda su número de pasaporte, lo primero que se debe hacer es cancelar la visa. Pero se tomaron su tiempo, ahí está el problema", subrayó este jueves a la CNN.Obama había reclamado explicaciones a los servicios de inteligencia el martes, luego de calificar de "inaceptable" la falta de cooperación entre las agencias, una falla de la cual ya se había hablado tras los atentados del 11 de setiembre de 2001.Sin esperar las primeras conclusiones, la CIA se defendió de las acusaciones de que no difundió correctamente la información que tenía sobre el nigeriano. Los datos habían sido brindados por su padre en la embajada de Estados Unidos en Nigeria.Según el portavoz de la agencia Langley (Virginia, este), la alerta del padre de Abdulmutallab había sido transmitida al Centro Nacional de Antiterrorismo (NCTC), agencia que coordina las actividades de inteligencia estadounidenses desde el 11 de setiembre de 2001, y que, para algunos, es el centro del mal funcionamiento.Por su parte, el director de la Oficina de Inteligencia de Estados Unidos, Dennis Blair dijo que los próximos atentados serán más difíciles de evitar ya que Al Qaida conoce cada vez más los sistemas de defensa estadounidenses y va a trabajar para evitarlos."Lo que más me preocupa no es únicamente impedir los atentados del mismo tipo que los pasados, sino anticiparse y evitar los atentados más astutos del futuro", escribió en una carta a sus empleados."Al Qaida y sus organizaciones afiliadas, así como los terroristas que en forma personal se prestan al suicidio, observaron nuestras líneas de defensa y están preparando nuevos ataques destinados a evitarlas. Lo están haciendo en el momento que están leyendo esta carta", agregó Blair, que dirige la agencia que controla todos los servicios de inteligencia estadounidenses.

Más noticias

0 Comentarios