Atención médica

Cuenta de Ahorros para Servicios Médicos: Una manera de reducir los costos de los seguros médicos con beneficios fiscales.

Para aliviar el costo de los seguros médicos, una Cuenta se Ahorros para Servicios Médicos (Health Savings Account or HSA, por sus siglas en inglés) puede ser la mejor opción para usted. Las cuentas HSA han aumentado en popularidad, ya que son una manera para los consumidores de sortear los costos del cuidado de la salud.

El concepto de las cuentas HSA es simple. Primero, para poder calificar para una HSA, usted debe contar, entre otras cosas, con la cobertura de un plan médico con deducible alto (high-deductible health plan). Un plan médico con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés), por lo general es un plan con un deducible anual, que durante el 2009 es de por lo menos $1,150 para cobertura individual y de $2,300 como mínimo para cobertura familiar. También, el plan HDHP debe tener un desembolso por parte del asegurado de por lo menos $5,800 para cobertura individual y de $11,600 para cobertura familiar. En otras palabras, usted paga los gastos médicos de rutina como las consultas médicas, mientras que el seguro cobre aquellos gastos médicos catastróficos. Como usted es quien cubre la mayor parte de sus gastos médicos, las primas de su seguro serán significativamente menores.

Aquí es donde entra la cuenta HSA. Una HSA, es una cuenta separada en la que usted puede hacer depósitos con ingresos antes de impuestos. Durante el 2009, la cantidad anual máxima con la que usted puede contribuir a su cuenta HSA, es de $3,000 para cobertura individual y de $5,950 para cobertura familiar. Si usted cuenta con 55 años de edad al final del año, puede contribuir una cantidad adicional de $1,000. Personas inscritas en Medicare no pueden contribuir a una HSA.

Usted puede tener acceso a cantidades libres de impuestos federales de una cuenta HSA, que sean para pagar determinados gastos médicos, incluyendo las consultas médicas, el cuidado de los ojos y dental y hasta el pago de una parte de las primas para Seguros de Cuidado a Largo Plazo (Long-Term Care). Cualquier cantidad que no sea utilizada durante el año, puede permanecer en la HSA y continuar creciendo con beneficios fiscales, ya que no se trata de una cuenta en donde "lo que no se usa se pierde".

Si desea hacer un retiro por cualquier concepto que no sean gastos médicos antes de la edad de 65 años, el retiro que haga será gravado como ingreso ordinario y sujeto a un recargo impositivo del 10 por ciento. A la edad de 65, la penalización impositiva ya no se aplica; sin embargo, los fondos que se retiren se gravarán como ingreso ordinario, si dichos fondos se utilizan para otros fines que no sean determinados gastos médicos.

Una HSA puede ser una herramienta financiera de gran utilidad, particularmente para aquellas personas que no están aseguradas o su seguro es insuficiente, propietarios de pequeñas empresas o cualquier persona que esté pasando por una situación que requiera tener acceso a una cobertura médica de calidad. Para saber si las cuentas HSA son apropiadas para usted, hable con un asesor financiero profesional que conozca sus necesidades.Ni State Farm ni sus agentes pueden asesorarle fiscal o legalmente.

Más noticias

0 Comentarios